Archivo de la etiqueta: oro y mercados

Las divisas y su relación con el oro

No es posible saber cómo evolucionarán los precios de los mercados. Hay demasiados factores que no pueden ser controlados.

La cotización del oro es en dólares y onzas. En España, usamos euros y gramos, por tanto, adecuamos su precio y peso a nuestras medidas y moneda.

Un factor muy importante en el precio del oro, es la cotización del dólar con respecto al euro.

En lo que va de año, nuestra moneda se ha revalorizado con respecto al dólar un 10,83%.

En los primeros días de agosto, el oro se cotiza a 34500€. Si no hubiese habido variación de divisas, el precio del oro superaría los 38000€.

Una subida/bajada de tan solo 3 centésimas (0,03) en la cotización del euro/dólar, haría que el precio del oro suba o baje 1000€/kg.

La cotización de las divisas es muy volátil. La inflación no tiene límites. Hay casos que ni reflexionando y dedicándole tiempo podemos llegar a comprender. En el año 2009 la economía de Zimbabue cayó tanto, que para tener un dólar americano necesitaban cien mil millones de dólares zimbabuenses. Su Banco Central en el año 2013, llegó a tener en sus arcas solamente 217 $ USA.

El billete zimbabuense de un valor equivalente a un dólar USA (año 2008), llegó incluso a devaluarse mucho más. Lo bueno es que todos los zimbabuenses eran billonarios.

Hay casos que han superado a Zimbabue, no pensemos que es la moneda más devaluada del mundo. Tampoco hemos de quedarnos con la anécdota de que era Zimbabue. En Alemania, tras la Primera Guerra Mundial, en 1923, la inflación llegó a un billón por ciento.

Éstas inflaciones hacen buena la historia de Argentina cuando, entre 1889 y 1990, llegó a tener inflaciones mensuales del 197%.

No existe ninguna moneda en la historia que no haya caído. La tasa es del 100%, es solo cuestión de tiempo.

Las fuertes fluctuaciones afectan a todas las monedas, sin excepción. Desde el 2010 hasta hoy, el euro ha llegado a cotizarse -con respecto al dólar USA- desde 1,4938 a 1,0339. Entre ese máximo y ese mínimo, en tan solo siete años, hubo momentos en los cuales para comprar algo entre Estados Unidos y Europa, hemos llegado a necesitar el 50% más o menos de nuestra divisa.

Echaremos un vistazo al caso de Rusia. Entre el año 2014 y 2015, el rublo bajó su cotización con respecto al dólar un 50%. En un solo día bajó un 10% y al día siguiente otro 11%, lo que hizo que tasas de interés pasaran (en un solo día) del 10,5 al 17. Imaginemos un ruso acomodado que tranquilamente disfruta su jubilación en nuestra Costa Brava. En menos de un año, ha pasado a ser un 50% más pobre. Tal vez con el 50% restante, aún pueda vivir sin escasez. Pero vamos al caso de otro ruso, ya no tan afortunado: El que pagaba un crédito en su localidad a interés variable, en solo un mes, ha de disponer de un 6,5% más de dinero para pagar su préstamo.

A la pregunta, -¿cómo vive un ciudadano normal estás tremendas devaluaciones de la moneda de su país?- los argentinos cuentan como ,estando en un supermercado, no dejaba de sonar por megafonía: la leche acaba de subir tanto, las manzanas han pasado de valer XX a valer XXX, …los productos tenían una auténtica colección de etiquetas superpuestas con precios modificados. Había una inflación media diaria de un 4% y los salarios no se movían.

Hagamos lo que hagamos y vivamos donde vivamos, nadie puede escapar de crisis, devaluaciones, inflaciones y situaciones peores como conflictos militares.

Solamente el oro nos mantiene a salvo de las fluctuaciones de nuestra divisa.

Germán Vega – Agosto 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin