Archivo de la etiqueta: oro en lingotes

¿Qué es más rentable, invertir en oro o en inmuebles?

Las opiniones en temas económicos pueden ser muy subjetivas. Para unos, los lingotes de oro de inversión pueden ser una excelente inversión y otros, pueden mostrarse más atraídos por otros activos, como puedan ser los inmuebles. Lo que no admite interpretación de parte, son los datos, por tanto, mostraré varios gráficos donde aparecen parámetros reales de nuestra economía.

Muchos, consideran que la inversión más rentable es comprar un inmueble. Es cierto que es una buena opción, pero no tan rentable como pueda parecer. Si es nuestra vivienda, pasa a un segundo termino la rentabilidad y el valor de uso de la misma ya puede justificar nuestra compra.

En el siguiente gráfico del Banco de España, vemos como sin burbuja, los precios de la vivienda van a la par del IPC

Un inmueble genera unos gastos importantes: comunidad, contribución, mantenimiento. Su venta puede implicar fuertes plusvalías y el alquiler también conlleva riesgos.

La siguiente tabla muestra la rentabilidad del oro :

Muchos dicen que el oro es un valor refugio para momentos de crisis. Es cierto que en épocas de economía difícil, garantiza nuestros ahorros, pero en momentos de desarrollo también. Vemos que en un año como el 2005, donde la economía funcionaba perfectamente, el oro se revalorizó un 36,7%.

La tabla muestra la evolución del precio del oro desde que hemos adoptado el euro, pero si retrocedemos a los últimos 50 años, vemos como se ha incrementado su valor. Pocos bienes han experimentado una rentabilidad tan alta en este periodo de tiempo.

El dinero en depósitos bancarios tiene una rentabilidad muy escasa. El siguiente gráfico muestra la rentabilidad de los depósitos bancarios desde el año 2009.

Invertir en deuda pública para muchos es la solución: Bancos, fondos de capital. Es una inversión segura, pero con una rentabilidad mínima como se ve en el gráfico que se muestra a continuación y en constante descenso:

Para algunos,  la economía crece. Creo que no es cierto. Hay muchas formas de hacer un planteamiento económico y en función de lo que queramos obtener podemos forzar unos resultados. Un mundo con tipos de interés muy bajos, no funciona y distorsiona la verdadera marcha económica. En los últimos años, se ha incrementado de forma desproporcionada la emisión de nuevas divisas sin crear ninguna riqueza, simplemente devaluando el valor de  la divisa existente. El gráfico siguiente muestra el incremento de la emisión de dólares en los últimos años. Los demás bancos centrales del mundo han hecho lo propio con sus respectivas dividas.

Hay varios factores que nos indican la marcha de la economía, en algunos no es posible hacer trampa para dar un resultado diferente al real. uno de ellos es el tráfico marítimo. Si la economía funciona, hay comercio internacional y mucho movimiento de contenedores por mar. A las grandes navieras les va francamente mal. Algunas de las más importantes, han desaparecido en los últimos años y otras, están en seria crisis. Muestro en un gráfico como ha disminuido el tráfico marítimo en los últimos años:

Pero para los que puedan excusar el mal dato del tráfico por mar, hay otros factores, como por ejemplo el cobre. Si hay desarrollo y comercio, obligatoriamente ha de venderse cobre. Existe poca demanda de este metal en los mercados. Cualquier máquina eléctrica tiene cobre y es un metal imprescindible en la industria. Pues bien, desde el año 2011 el cobre no ha dejado de bajar de precio:

 Podría dar muchos más datos, pero creo que son suficientes. Cada uno ha de invertir sus ahorros en lo que más le atraiga. El oro de inversión, es sin lugar a dudas, una de las mejores opciones. Nadie duda de que el precio del oro está siendo manipulado a la baja. Tal manipulación requiere mucho esfuerzo y energía. Un día próximo ya no podrán seguir controlándolo y tomará su verdadero valor. Que ha de multiplicarse su precio, es seguro, aunque nadie sepa a donde podrá llegar.

Germán Vega – Junio de 2018 – ventadeorocmc.com

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El oro ajusta su precio ante el nuevo plan fiscal de Estados Unidos, aunque persiste la amenaza de Corea del Norte.

Hay varios factores que hicieron subir el precio del oro que, en estos momentos, están ajustándose.

Entre los factores más importantes que han marcado la cotización del oro en los últimos días, destacaremos:

En primer lugar, Donal Trump, anuncia una importante rebaja de impuestos en EEUU.

Suben las bolsas y los rendimientos de los bonos estadounidenses.

Se aclara la incertidumbre política en Francia.

La gran demanda de oro suizo de: Hong Kong, China e India, experimentada en la segunda quincena de marzo y en la primera de abril, ha disminuido.

La producción de oro en China, bajo en el primer trimestre del año, pero lentamente se incrementa.

En el segundo trimestre del año, China e India, importantes consumidores de oro, suelen bajar su demanda.

No obstante, sigue presenta la amenaza de Corea del Norte. Factor que puede cambiar el panorama económico.

China no está de acuerdo con la nuclearización de la península de Corea. Cree que la estabilidad del noroeste de Asia, podría peligrar y se plantea retirar la ayuda económica si su vecino persiste con su programa nuclear. Corea del Norte no puede permitirse perder la ayuda de China y tener en contra el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Tampoco China puede permitirse retirar la ayuda y que miles de refugiados coreanos pasen su frontera. También pesa que una importante parte de la sociedad china, simpatiza con la idea nacionalista y de izquierdas de Corea del Norte.

A los chinos no les gusta tener tan cerca desplegados miles de soldados estadounidenses, solo separados de su frontera por el espacio que media entre Corea del Norte y Corea del Sur.

No es tan sencillo que China abandone a Corea del Norte, tienen un acuerdo militar que finaliza en el 2021, pero que ya se ha renovado dos veces.

Siempre será un buen momento para tener una parte de nuestros activos en oro físico. En cualquier momento puede surgir un motivo que desestabilice la economía y el oro será el mejor valor refugio para nuestros ahorros

Germán Vega. 1 de mayo de 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Científicos rusos consiguen extraer oro partiendo de carbón quemado.

Rusia ha descubierto y patentado un sistema por el cual extraen un gramo de oro por cada tonelada de carbón quemado.

La cantidad no es insignificante. Un gramo de oro a precio de hoy tiene un valor superior a 37€ y no hemos de olvidar que si bien Rusia produce 233 millones de toneladas de carbón al año (cifra nada despreciable), países como China, multiplican por 10 esa cifra. Pese al control actual de emisiones de CO2, el carbón sigue siendo la fuente de energía con la cual se obtiene el 40% de la electricidad que se produce en el mundo.

El estudio fue publicado por la Academia de Ciencias rusa y corresponde al trabajo realizado durante 15 años por los investigadores del Centro Científico de Amur.

El proceso es sencillo y poco costoso. El humo del carbón quemado pasa un proceso de depuración en el cual se limpian primero con agua los sedimentos y después se filtran, consiguiendo de esta manera un concentrado donde se encuentran las trazas de oro que al producirse el refinado se aísla el oro puro

No es el único residuo que tiene utilidad al quemar carbón. Por ejemplo, las cenizas son utilizadas en la fabricación de cemento.

Rusia espera en breve poder abrir el primer centro experimental para la producción de oro a partir de este subproducto.

Tendremos que ser respetuosos con el medio ambiente y controlar las emisiones a la atmosfera, pero hasta del humo se puede con inteligencia obtener oro.

Hoy por hoy, necesitamos quemar minerales fósiles para producir energía. Si el mismo estudio que se ha hecho con el carbón y lo que contamina, se hiciese con otras fuentes de energía, nos sorprenderíamos de los resultados. Hay componente político en la elección de una fuente de energía u otra. Conseguir energía quemando carbón es muy simple y eficiente. En países muy pobres no es tan sencilla su sustitución.

Una central térmica actual, es como un automóvil diésel actual. Quema un mineral fósil, pero las emisiones son muy controladas con sistemas modernos altamente tecnológicos. Los coches diésel tienen colocado un filtro de partículas, pues en las centrales térmicas ocurre lo mismo, cuentan con sus sistemas para reducir las emisiones a la atmosfera.

Todos hemos visto una central térmica o como mínimo, la hemos visto en fotografías. Aparecen siempre que se habla de contaminación atmosférica y como es habitual, las cosas no son como nos cuentan.

Aparece algo que vierte emisiones a la atmósfera, pero donde está el engaño:

central termica1

Si observamos la fotografía en la que aparece una pequeña central térmica (hay todos los ejemplos que queramos) vemos en el centro de la imagen una campana de hormigón que está emitiendo al medio ambiente algo tan peligroso como “vapor de agua”. Si, es simplemente agua limpia y casi destilada! Es una campana de condensación donde debido a su diseño interior, el agua muy caliente que sale de las turbinas se enfría para ser reutilizada y una pequeña cantidad se escapa. La chimenea que contamina es la que aparece a la izquierda, rematada con franjas rojas y blancas. No vamos a minimizar su emisión diciendo que parece un cigarrillo, pero que cada uno saque sus conclusiones y si bien es cierto que una central térmica contamina, como contamina nuestro coche, también es cierto que necesitamos la electricidad que produce y si quitamos el vapor de la campana y de otras válvulas de la central, vemos que lo que contamina es mucho menos de lo que algunos nos pretenden hacer creer con fotografías mal explicadas.

Germán Vega – febrero 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

CÓMO SABER SI UNA PIEZA ES DE ORO

La mejor forma para saber si una pieza es de oro, será acudir a un profesional. Pero los siguientes conocimientos pueden ayudarnos en ocasiones especiales.

El oro es caracterizado por su color dorado. No hemos de fiarnos del color. Aleado en pequeñas cantidades con otros metales toma una gran variedad de tonos diferentes y otros metales pueden presentar un color muy similar al oro sin serlo. Nuestra mente no es buena para distinguir colores .  (ver los colores en el oro)

La pirita es un mineral compuesto por azufre y hierro (Fe2S). Su color es tan parecido al oro que incluso es denominada “el oro de los tontos”

piritaMineral de pirita

 Una nueva aleación de metales ha revolucionado la joyería. Se trata del carburo de tungsteno. El tungsteno, también conocido como wolframio, es un metal muy duro y que se caracteriza por fundirse a la elevada temperatura de 3422oC. Su densidad es muy similar a la del oro. Las piezas de esta aleación son de un aspecto muy similar a las del dorado metal. No se rayan, es más duro que el titanio. Son totalmente hipoalergénicas. Incluso las personas alérgicas al oro, toleran el carburo de tungsteno. A simple vista, un anillo de esta aleación puede pasar por oro, tan solo se distingue por su pulido más fino y superficie más brillante (ambas características no son malas). Un anillo de esta aleación es tremendamente duradero, pasará el tiempo y se conservará en perfecto estado sin desgaste ni ralladuras. Es tan perfecto, que podría decirse que una alianza de carburo de tungsteno será para toda la vida (si es lo que queremos). Es un producto de una inmensa calidad, pero, NO ES DE ORO. Su precio es considerablemente más bajo que el del oro, en proporción uno a mil. (Por el precio de un kg de oro, compraríamos una tonelada de tungsteno). Si nos la vendiesen como oro, nos estarían estafando.

Cómo podemos distinguir una pieza de oro de una de carburo de tungsteno:

El oro y el tungsteno tienen una densidad muy similar, pero al alear el wolframio con carburo, baja la densidad, por tanto, la pieza que no es oro, pesa menos

  1. El oro no es un metal magnético. El carburo de tungsteno, es muy poco magnético, pero si algo, por tanto, un imán jamás se pegará a una pieza de oro fino, en cambio, a la de carburo de tungsteno, si se pegará, aunque con poca fuerza (nunca como al hierro)
  2. El oro no se oxida, el carburo de tungsteno, es muy resistente a la corrosión, pero puede mostrar restos de óxido en la piel.
  3. Dureza: El oro es un metal muy blando, por esta razón se combina con otros metales para que la pieza tenga una dureza razonable, aun así, se rayará con relativa facilidad. El carburo de tungsteno es extremadamente duro, solo superado por el diamante. Se comporta de forma similar al vidrio, rompe y se astilla antes de deformarse, no se raya, o se raya con mucha dificultad. Es tan duro que ante una emergencia puede ser peligroso. Por ejemplo, en un hospital no podrían cortar la pieza con una tenaza, habría que golpearla hasta que se rompiera causando daños en nuestro cuerpo. Cuando a un trabajador, una máquina le engancha una cadena de oro, si el operario tira, la cadena de oro suele romperse, en cambio, la de carburo de tungsteno arrastraría irremediablemente a su portador.

Hay otros materiales para joyería con unas propiedades similares, como las piezas de cerámica de circonio, o las que añaden a la mezcla de tungsteno con carburo, el cobalto. De esta forma resulta una mezcla más fácil de trabajar y con un coste muy inferior, pero producirán manchas en la piel muy difíciles de quitar y su brillo se alterará con el tiempo.

joyaAnillos de carburo de tungsteno

Una pieza puede contener oro, pero en una cantidad baja. Por debajo de 10 quilates (41,66% de oro), la pieza no se considerará de oro y no podrá ser vendida como tal. (ver los quilates en el oro)

Las joyas llevan dos contrastes hechos con un punzón. Han de verse con una lupa. Uno indica el número de fabricante y el otro los quilates de la pieza. Es frecuente encontrarnos piezas en que no se distinguen, que no los lleva o que no han sido puestos de forma lícita. Si alguien falsifica una pieza, es razonable pensar que puede añadirle los contrastes.

 contrastes-joya

Contrastes en pieza de joyería

 Test con ácido y una piedra de toque para saber los quilates de la pieza.

El método es sencillo. Solo necesitamos los diferentes ácidos y una piedra, llamada piedra de toque. No profundizo sobre este método ya que requiere experiencia, tanto por manejar ácidos peligrosos, como porque puede pasar la pieza por oro si cuenta con un buen chapado. Si se raya demasiado la pieza puede deteriorarse y necesitar un posterior pulido.

Las monedas también tienen marcas especiales. Los lingotes, no solamente indican peso, pureza y fabricante, suelen tener número de serie e incluso algunos pueden estar serigrafiados en su reverso.

 

lingotes de oro de inversión

Una pieza puede estar bañada en oro o ser de oro macizo. La Comunidad Europea califica como piezas bañadas en oro, a las que contienen entre 1,5 y 3 micras de espesor en el baño. No obstante, es frecuente ver piezas con un baño incluso superior a 3 micras. El chapado es una técnica muy antigua. Los españoles a su llegada a América en el siglo XV, ya encontraron piezas rechapadas de oro y huecas (ver: no es oro todo lo que reluce)

Para saber si una pieza es chapada en oro, puede resultar eficaz la sencilla prueba de rayarla o devastarla sobre una piedra de toque para observar que el interior tiene la misma composición que el exterior. En la actualidad hay multitud de aleaciones que tienen un color muy similar al oro, por tanto, si nos encontramos ante esta situación puede resultar difícil saber si la pieza es auténtica. No es eficaz morder la pieza. El oro es muy maleable y la capa de chapado se deformará haciéndonos creer que la pieza es de oro. Recordar que normalmente las piezas falsas de baja calidad son atraídas por un imán y el oro no. Excepcionalmente, la pieza puede contener una cantidad importante de oro y un metal magnético, con lo cual, puede ser atraída levemente por el imán.

Hay una prueba para saber si al menos el exterior es de oro (prueba de la cerámica). Al rayar el oro contra una pieza de cerámica, dejará una línea dorada. Si la línea es negra, se tratará de una pieza falsa.

Profesionalmente, hay múltiples métodos para determinar si la pieza es de oro y cuál es su pureza.

Antes hemos mencionado el test con ácidos que normalmente usan los joyeros y que su coste es tan bajo que cualquiera puede comprar un juego de ácidos y una piedra.

También se utilizan balanzas hidrostáticas que pesan la pieza en seco y en agua. Calculando la densidad de lo pesado, determinando si es oro o no y su pureza.

Hay numerosas máquinas, una muy utilizada es la de rayos X, que nos dice si el exterior de la pieza es oro y en qué porcentaje. A continuación, una segunda máquina de ultrasonidos determina si la pieza es homogénea en su interior. Si el exterior es oro, y la pieza es homogénea, toda ella será de oro.

Hay más métodos mecánicos y químicos, propios de sofisticados laboratorios.

Para ver la autenticidad de una pieza, utilizamos un método u otro en función de si el método puede dañar la pieza o no. De los métodos no destructivos, ninguno es infalible. La única forma posible de saber y verificar al 100% la composición de la pieza es fundirla y utilizar un método llamado copelación. Casi seguro que si queremos saber si nuestro anillo es de oro y sus quilates, no aceptaremos que lo fundan. Por tanto, hemos de recurrir a métodos no destructivos y con un grado de fiabilidad aceptable. La química y la mecánica han avanzado tanto que puede haber aleaciones que pasen algún test de control.

Que nadie piense que no puede ser engañado.

Cuál es la solución: comprar oro en lugares de confianza y con garantías.

Hemos de recordar que las falsificaciones casi perfectas son muy caras y requieren una gran tecnología. Muchas personas compran una pieza, pensando que es de oro y la falsificación es tan burda, que hasta se pega a un imán, o al rayarla un poquito aparece debajo un metal de otro color.

Los lingotes de oro tienen número de serie y se puede determinar con mucha facilidad su trazabilidad. Pueden ser suministrados directamente de la refinería al agente que los vende. En las refinerías europeas, los controles son muy estrictos, garantizan peso y pureza al estar sometidas a numerosos controles de calidad internos y externos.

CMC Metales Preciosos compra sus lingotes de oro de inversión, directamente a la refinería y puede demostrar su trazabilidad. Por tanto, garantiza que sus productos son oro fino con pureza 999,9 y que el peso del lingote se corresponde con el indicado por el fabricante.

Germán Vega – 2016 – ventadeorocmc.com

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿QUÉ ES MEJOR, INVERTIR EN LINGOTES O EN MONEDAS?

No es lo mismo invertir en oro fino de inversión que invertir en monedas de oro.

Si son de oro, ambos pueden considerarse oro de inversión si cumplen las siguientes  condiciones:

Los lingotes han de tener una pureza igual o superior a 995 sobre 1000 y unos pesos determinados.

Las monedas han de tener una pureza igual o superior a 900 sobre 1000. Han de haber sido acuñadas después de 1800, serán o habrán sido moneda de curso legal en el país de origen y el precio de venta no podrá superar en más del 80% el valor del oro que contenga.

Si no se cumplen estas condiciones, pagarán el 21% de IVA como el resto de los metales preciosos.

Las monedas de oro son frágiles. Pueden rayarse, caérsenos por accidente al suelo  y una simple caída puede hacer perder, en gran medida, el valor numismático de la moneda.

Un hecho significativo que ocurrió en el 1936, cuando el oro era lo que respaldaba el dinero de los países. Nuestro oro, el que partió a Rusia -más de 500 Tm.- consistía, prácticamente en su totalidad, en monedas. Lo primero que se hizo con él al llegar al país del este fue fundirlo y convertirlo en lingotes. Algunos pueden pensar: los rusos no fueron hábiles, perdieron el valor numismático de las monedas al lingotearlo. La realidad es que el valor de una moneda es algo subjetivo, se paga en función de su estado, rareza, antigüedad, sus propias características y cantidad de oro, pero en épocas difíciles lo que realmente se tiene en cuenta son los gramos de oro. Nosotros hicimos lo mismo con las piezas precolombinas. Nos faltó tiempo para fundir hasta el último hallazgo incautado. Pero no hace falta ir al siglo XVI. Podemos dirigirnos directamente al XXI y ayer. En nuestra no totalmente superada crisis, florecieron en las ciudades las tiendas “compro oro” como las setas en el bosque y las alhajas de muchos españoles y europeos (que venían a nuestro país a vender su oro, alegando mejor precio) terminaron en estos establecimientos pagadas “al peso”, denominándose chatarra de oro y siendo enviadas a las refinerías para ser fundidas.

chatarra de oro

Escasas piezas fueron indultadas y salvadas del fuego.

Parece ser que la historia revela que el oro es oro y lo importante es su peso, a no ser que se trate de una pieza excepcional.

¿Qué es mejor; invertir en lingotes de oro o en monedas?

Un lingote de oro fino tiene un valor determinado, que es el fijado por los mercados y su cambio por dinero es inmediato. En cambio, la venta de una moneda es más complicada si lo que se quiere es el valor de mercado de la misma.

A la hora de comprar una moneda, ya cuesta más que su valor en oro. Muchas han sido creadas precisamente para coleccionistas o inversores y no tendrán un valor inmediato alto. Presumo que un inversor no piense en vender sus monedas después de 50 ò 60 años, aunque sean inversiones a largo plazo, pensamos en periodos más cortos.

Es sabido que muchos objetos pueden ver mermado su valor en épocas de crisis o simplemente que aunque un experto tasador tase un bien en una determinada cuantía, a la hora de ser vendido, pueda ser difícil que nos paguen su valor.

Una moneda puede ser más bonita que un lingote (o no, hay lingotes de una onza redondos que parecen monedas y cuestan exactamente su peso en oro), pero hablamos de rentabilidad económica, no de hobbies y coleccionismo.

En cualquier caso, es un tema de gustos personales y, aunque a mí me sobren razones para ver mejor la inversión el oro de fino que las monedas, estoy seguro que otras personas pueden tener sus convincentes razones para pensar lo contrario.

Germán Vega – blog ventadeorocmc.com

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

CUÁNTO CUESTA PRODUCIR UNA ONZA DE ORO

En primer lugar, se expondrá cuál es el precio de producción en mina de una onza de oro:

Cada mina es diferente. No es lo mismo lavar aguas con pepitas de oro, que extraer oro de arenas auríferas o que sacar mineral de una mina a muchos cientos de metros de profundidad. No sólo influye el tipo de mina, también la concentración del mineral que, como es lógico, no es siempre la misma. Los diversos factores son casi tan largos como el número de minas existentes. Resulta fácil entender que tampoco es lo mismo trabajar en Alaska, con inviernos tan duros que hacen casi imposible, ya no trabajar, sino permanecer un tiempo a la intemperie, lo que hace que la producción se limite a unos meses al año. En otras áreas geográficas, con un clima casi tropical, también se ven afectadas por la climatología. En muchos países de África en época de lluvias puede inundarse el terreno y hacer inviable el movimiento de maquinaria pesada y, por tanto, obligar a cesar la actividad minera. Además, causas no-naturales pueden hacer cesar o dificultar de manera notable la explotación: inestabilidad política o directamente un conflicto armado.

De esta manera, estos son los factores que las minas tienen en cuenta a la hora de dar el dato de coste de producción del mineral:

Sus cálculos son similares a cualquier otra empresa. Básicamente, si en un periodo de explotación (tiempo de licencia administrativa para extraer mineral) han gastado una determinada cantidad de dinero y han producido un determinado número de onzas de oro, una simple operación aritmética indica el coste oficial de la unidad de metal.

Si bien tienen en cuenta los costes de sondeo preliminares, los gastos extras se han acordado con el gobierno del país donde operan, que dicho sea de paso, suelen ser mínimos, ya que cuando la empresa minera se va, es frecuente que no dejen ni una sola carretera decente, a lo sumo, un poblado, no con pocas construcciones prefabricadas y cuya existencia no será longeva en el tiempo.

Una vez que el mineral es extraído a pie de mina será, en muchos casos, necesaria su procesamiento. El oro, incluso por normativa -como la europea-, no puede entrar en polvo, ha de transportarse lingotado hasta la refinería donde será purificado para obtener, desde oro fino en lingotes de inversión, a aleaciones para uso industrial.

La custodia y almacenamiento en mina, el transporte a refinería, los seguros, los aranceles y otros gastos indirectos también suponen una no despreciable cantidad de dinero por onza producida.

No obstante, se encuentra de la misma manera, otro coste susceptible de ser olvidado; este es el medioambiental.

Cuando la empresa minera inicia la explotación, en numerosas ocasiones se encuentra con un vergel en lo que luego será la mina. Cuando la empresa minera abandona la explotación, lo usual es que el paisaje se asemeje más fielmente a las fotografías que la NASA muestra de la Luna que a la abundante vegetación de la que un día fueron testigos. Durante la explotación se han contaminado ríos y bolsas de agua con derivados de cianuro o arsénico usados para el procesamiento del mineral, así como mercurio.

Si bien cuando se abre la mina se ha hecho un estudio medioambiental, y la empresa asegura la preservación del medio, la experiencia demuestra lo contrario. Habitualmente, es la fianza emitida por la empresa explotadora la que, supuestamente, va destinada a la recomposición del entorno. Sin embargo, la cifra destinada para dicho fin es latentemente insuficiente.

No contentos con abrir un gran pozo de cientos de metros de profundidad, en ocasiones, el uso que a éste se le da -una vez finalizada la extracción del mineral- es prácticamente de “terrorismo medioambiental”:

Recuerdo un caso que podría exponer al detalle, pero me limitaré a resumir y omitir algún dato para que nadie se sienta aludido personalmente.

No hace muchos años se cargó en Barcelona un buque con residuos radiactivos. Cabe mencionar que los residuos radiactivos no siempre están compuestos de lo mismo: inocentes guantes de médicos que han usado la bomba de cobalto y cosas similares. El sentido común dice que hay algo más ente esos residuos, pero que cada uno piense lo que quiera.

Estos residuos radiactivos se empaquetaron en bidones similares a los del petróleo. En su interior había hormigón y un espacio para el desecho. El barco estaba cargado y partía de forma legal (permisos y autorizaciones necesarias) con la peor de las basuras hacia Liberia. Unos integrantes de Greenpeace, conscientes de ello, como buenos ecologistas y no con poca parafernalia impidieron que el barco zarpara hacia las costas africanas. Su destino era una agotada mina, en la cual, esta vez si se iba a tapar el enorme pozo existente con tan singular carga. La experiencia pone de manifiesta que los pozos de las minas no se rellenan. No obstante, sin pretender ser mal pensado, estimo que están mejor abiertos puesto que si se tapan e incluso nos advierten de su reforestación con un bonito parque en superficie, tal vez haya gato encerrado. Respeto las organizaciones ecologistas y a las personas que las integran, pero desconfío de algunas de ellas con conocimiento de causa. Si lo estimaran correcto, instaría a que investigue cómo y quién finanza a Greenpeace. Desde mi óptica, llegará a una conclusión similar a la que podría llegar si la justicia fuese financiada por las organizaciones del crimen organizado.

Así mismo, cuestiono a los que creen que ser ecologista es comprar un todoterreno y pasearse por el monte, aunque algunos si lo son de verdad.

Siguiendo con la ejemplificación del buque. Los ecologistas lo hicieron tan mal que si usted quisiera no lo podría haber hecho peor. Claro que consiguieron que no zarpara el barco y ¡vaya como lo celebraron! No obstante, no se encargaron del momento posterior. Embriagados por su “éxito” no miraron más allá. Lo que ocurrió a continuación fue que, muy discretamente, se descargó el gran buque y los bidones fueron de nuevo cargados en barcos más pequeños. Así, éstos manejables y discretos barcos depositaron su carga cerca de las costas de Galicia. Hay fotografías del estado actual de los bidones. Estos se encuentran en el fondo del mar muy deteriorados; el metal oxidado y completamente corroído, así como el hormigón agrietado. Se cambio el pozo minero por la fosa Atlántica. Creo que el medioambiente salió perdiendo en éste caso.

La minería, en abundantes ocasiones, es una industria ruinosa para sus empresarios.

Los gastos son los que son y las materias primas muchas veces ven alterados sus precios por los brokers que no producen nada pero son expertos en manipular mercados y especular.

Cómo son los empresarios mineros:

En lo referente a dichos empresarios, no necesariamente son los malos, aunque de una forma simplista sean vistos como empresarios sin escrúpulos. Nos encontraremos con diferentes tipologías de personas y perfiles, como en todas las profesiones, pero intentaré describir objetivamente la situación.

En primer lugar son necesarios. Necesitamos materias primas y alguien ha de extraerlas. No entiendo la reacción de no pocos para los cuales abrir una mina es sinónimo de movimientos reaccionarios con el fin de impedirlo. Se preparan manifestaciones a las cuales llegan en coches. No se de donde piensan que ha salido el acero del mismo y la multitud de materias primas y transformaciones que un vehículo necesita hasta ser puesto en circulación. No se si en vez de ser ecologistas son nacionalistas ya que si el mineral viene de otro continente, lo ven mejor.

Por lo tanto, ¿Es posible una minería sostenible y respetuosa con el medioambiente? Tal vez, pero no se debe olvidar que los minerales concentrados en un yacimiento no son recursos ni renovables en gran medida (pueden necesitarse muchos millones de años y multitud de procesos geológicos para que sea formado un nuevo depósito), ni su extracción es gratuita para el medioambiente. Sin embargo, se puede racionalizar su consumo y hacerlo de forma más adecuada,

La cuestión, tal y como sucede habitualmente, es trabajar con costes razonables. Quizás

los mineros estarían encantados de respetar el medio, de no contaminar, de que las minas fuesen seguras y de vender el mineral a un precio que sufrague todos los costes. La realidad es que en un número sustancial de minas, al final de mes prácticamente no se pueden pagar las nóminas y el gasoil. La premura es tal que lo que no es estrictamente necesario para cubrir el mes, en muchas ocasiones se obvia y cuando el mineral se ha agotado no hay dinero para el restablecimiento del medio.

Cabe un análisis de cómo es el primer mundo, el segundo y el tercero. Los estadounidenses no tenían ningún problema en consumir gran parte de los recursos naturales del planeta: Quemar alegremente litros y litros de gasolina, tener cada ciudadano su propio y nuevo vehículo, disfrutar de equipadas viviendas y, en resumen, consumir descaradamente gran parte de las materias primas del planeta. El problema surge cuando los asiáticos piensan que ellos también pueden tener coche y disfrutar de bienestar, entonces empezamos a hablar de calentamiento global y lo que sea necesario.

Los empresarios mineros suelen ser mantenidos en una línea que roza la falta de rentabilidad de las minas. Hay un ciclo que se repite constantemente:

  • Se necesita una materia prima, acero por ejemplo. Con la gran demanda, se encarece el precio y con la bonanza de precios las minas establecidas se equipan y mejoran sus infraestructuras para ser más productivas. A su vez surgen nuevas minas que antes -por sus características- podían no ser rentables.
  • Por una u otra razón se para la actividad industrial que necesita el mineral. Las grandes minas no han amortizado aún su inversión en muchas ocasiones y comienza una época de pérdidas. Así, comienzan los despidos masivos y muchas minas cierran.
  • Los grandes grupos mineros del mundo, propiedad de los de siempre, los que controlan el dinero, se hacen con las minas más débiles a un precio de saldo. Cada vez estos macro grupos mineros crecen un poco más. También es cierto que muchos ya no pueden crecer más. En muchos minerales ya prácticamente tienen el monopolio.

La cuenta es tan ajustada que en muchas ocasiones las minas venden el mineral a “futuros”. Es decir, venden el mineral a un precio pactado mucho tiempo antes de producirlo; a cambio, con un crédito avalado con la venta futura del mineral, pueden hacer frente a sus gastos. Los empresarios viven con un sueldo. Se olvidan que los que marcan el precio a futuros son los mismos que provocan las crisis y esta solución no suele ser buena para el minero.

grafica precio coste oro

La gráfica anterior muestra el precio de producción de la onza de oro en alguna de las más importantes minas del mundo. Se ve que es tan variable que va desde poco más de 200$ a más de 2000$, si bien la media puede estar en torno a los 1000$/onza (si se tiene en cuenta la producción total de oro y volumen real de las principales minas, el coste es aún superior).

La gráfica anterior muestra el precio de producción de la onza de oro en alguna de las más importantes minas del mundo. Se ve que es tan variable que va desde poco más de 200$ a más de 2000$, si bien la media puede estar en torno a los 1000$/onza (si se tiene en cuenta la producción total de oro y volumen real de las principales minas, el coste es aún superior).

El oro no es acero o cobre, la demanda no baja, las potencias emergentes como China quieren aumentar sus reservas y multitud de inversores de todos los tamaños también alojan el mismo propósito. Siempre hace falta más oro y siempre escasea.

A continuación expondré un hecho sospechoso: En los últimos días del 2015, el oro se cotiza según precio LBMA a menos de 1000$/onza en los mercados. Este oro ha sido extraído de una mina, procesado en una refinería y puesto en el mercado a un precio que no cubre los gastos de producción y refinado. Curiosamente, la demanda de oro físico está en aumento. Si el precio del oro en el mercado es inferior al coste real de producción el siguiente paso será cerrar minas y paralizar nuevos proyectos. Esto implicará escasez de oro en el mercado. No obstante, aún se pueden leer noticias de “iluminados de Harvard” que dicen que el precio del oro aún no ha tocado fondo. Queda más que patente la siempre denunciada manipulación del precio del oro por parte de los agentes que lo fijan y de todos conocidos.

El capitalismo es en sí un buen sistema económico. Se rige por la oferta y la demanda, la competitividad, la libre circulación de capitales, pero se ha llegado a una situación que malicia el sistema hasta hacerlo nefasto. Es difícil que haya competitividad en mercados donde cada vez hay más monopolios, qué importa la oferta y la demanda si en el sistema algunos amos del dinero pueden manipular los precios. No importa lo mucho que se innove, lo competitivo que se sea o lo bien que se trabaje si un banco central puede -por ejemplo- emitir más y más moneda, creando constantemente inflación y siendo ellos juez y parte en la economía. Cómo puede permitirse que unos pocos agentes que tienen el control total de la información, del dinero y la capacidad de crear normas a su antojo, marcar la marcha de la economía. Esta inverosímil situación hace que cada vez esté más concentrado el dinero y las materias primas del planeta en unas pocas personas con capacidad ilimitada para especular, dictar normas e imponer sus criterios al resto de la humanidad y, no precisamente, en nuestro beneficio. Es perfectamente viable un mundo sin bancos. Lo cierto es que no los necesitamos para nada aunque nos hagan creer lo contrario. De todas las formas posibles de crear dinero, la de la deuda es la más irracional. En estos momentos existen criptodivisas que tienen unas normas de funcionamiento las cuales no permiten cambiar la gobernanza al antojo de una élite, que pueden ofrecer los mismos servicios que un banco y, de hecho, ya lo están haciendo. El oro siempre ha respaldado las monedas hasta el pronunciamiento de Nixon y siempre ha funcionado aunque algunos vean en él una limitación a la expansión de la economía. Si seguimos basando la economía mundial en el dólar respaldado por el Pentágono, un futuro no próspero es lo que, desde mi perspectiva, nos espera.

Nuestro sistema financiero ha desarrollado productos que, vistos y explicados desde otra óptica, parecerían una broma. Podríamos hablar de muchos, pero me centraré en uno: oro papel.

Un inversor muy serio habla con un banco muy serio y el banco muy serio le vende oro papel (de entrada ya suena mal ese término de ‘oro papel’; el oro es oro y el papel es papel)

El banco serio, una vez hecha la venta, le da un papel al experto inversor que dice que éste tiene una cantidad de oro depositado a buen recaudo y los dos se lo creen ( quizás, uno más que otro.)

Resulta lógico que, con lo barato que es un papel, se pueda vender un poquito por debajo del precio del oro. Hay miles y miles de toneladas de oro papel vendidas que no están en ninguna parte, por no estar, no está ni el de la Reserva Federal. No obstante, para nuestros bancos vender algo que no existe no es ningún problema. Nuevamente los intelectuales del sistema afirman después de mucho meditar: Sería bueno distinguir entre el precio del oro físico y el del oro papel.

Siguiendo el hilo argumentativo, se entiende que entre la manipulación del precio, el oro papel, los futuros y muchos otros aspectos, el precio del oro pueda ser cualquiera y que tal vez pinten poco las minas e incluso el oro como tal.

Por último, añadiré, que las agencias de rating han rebajado la calificación a las grandes empresas mineras. Este hecho resulta interesante cuando las empresas mineras se dedican a la extracción de materiales físicos y empíricos, tal como es la extracción de materias primas. De esta manera, al no tratarse de especulación alguna, es entendible que estos agentes asuman que no son empresas rentables, cuando se dedican a la obtención de materias existentes y no productos imaginarios. Quizás, nos estén enviando un mensaje subliminal en el que nos explican que trabajando no se gana dinero. Por supuesto, no se ven favorecidas cuando el establecimiento (ajeno a las mismas) del precio de la venta es inferior a los costes que produce su extracción.

Germán Vega –  ventadeorocmc.com – 2015

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Cómo se forman los yacimientos de oro

Cómo se forman los yacimientos de oro

 Hay estudios geológicos que afirman que en la Tierra hay mucho más oro del que oficialmente se cree.

Cuando se formó nuestro planeta, el hierro fundido, junto con metales de alta densidad como el oro y el platino fueron arrastrados hacia el núcleo del planeta, encontrándose en esta zona la autentica cantidad significativa de oro del planeta. Algunos geólogos han llegado a afirmar que la cantidad de oro existente en el núcleo podría ser suficiente como para cubrir toda la superficie del planeta con una capa de varios metros de espesor.

En cuanto al manto ocurre algo similar. Análisis de precisión sobre rocas de mucha antigüedad, demuestran que la cantidad de oro existente en ellas es muy superior a lo que se creía hasta entonces. La explicación es una inmensa lluvia de meteoritos conteniendo oro una vez que el núcleo se había formado. Esto se fecha 200 millones de años después de la formación de la Tierra.

En la corteza de la Tierra, la cantidad de oro es más limitada. Tras muchos siglos de minería, las reservas accesibles, se van resintiendo.

Otra forma de reponer oro explotable son los terremotos. Tras varias réplicas seguidas se ha observado la aparición de vetas válidas para ser explotadas.

El oro fluye volatilizado a través de las grietas profundas hacia la superficie, apareciendo de esta manera nuevos yacimientos de una forma tremendamente rápida. El proceso es simple, el sismo abre una cavidad en una bolsa de magma. El oro en estado gaseoso sale de la bolsa sometida a gran presión buscándose paso en grietas, donde al enfriarse forma las nuevas vetas de oro. El proceso es conocido como vaporización súbita y de forma casi instantánea aparece una veta de oro

De esta forma se han formado la mayoría de los depósitos de oro actuales y seguirán formándose en lugares donde antes no existía el preciado metal.

Con el movimiento de placas, las vetas más profundas pueden aflorar y nuevamente con la erosión estas vetas son convertidas en pequeños fragmentos transportados por el agua, donde por gravedad (el oro es 2,5 veces más pesado que el hierro) se forman depósitos fluviales de oro

© Germán Vega – Valladolid 2015

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin