Archivo de la etiqueta: historia

EL BUDA DE ORO MACIZO DE 5,5 TONELADAS

Sus 3,9 metros de altura por 3,10 de ancho, sus 5,5 toneladas de peso y su antigüedad, ya de por sí la harían una estatua singular, pero lo que realmente la hacen única, es su historia, su considerable valor económico, religioso y turístico.

Se cree que pertenece al estilo Sukhothai del siglo XIII.

En la década de los 30, en Bangkok, se decide acondicionar las orillas del río y un viejo templo ha de ser demolido. En su interior se encontraba una vieja estatua de estuco (yeso con cola) y aunque su aspecto no impresionaba, por respeto a un objeto religioso se decide trasladar a otro templo. En la nueva pagoda donde se pretendía reubicar, no entra debido a su gran tamaño. Se toma como solución construir un tendejón. Con una chapa como cubierta  queda el buda casi a la intemperie durante 20 años.

En 1955 se construye un nuevo templo para albergar dignamente la estatua. Cuando se inicia el traslado, se rompe el cable de la grúa y esta cae al suelo. El yeso se rompe y para sorpresa de todos los presentes se ve debajo del yeso un metal brillante. La lúgubre estatua de yeso, escondía en su interior un sorprendente buda de oro macizo.

En el siglo XIII, la actual Tailandia estaba inmersa en guerras con sus vecinos. Como en cualquier guerra, los robos y saqueos eran cotidianos.

Muchas figuras religiosas tenían un considerable valor y con frecuencia eran robadas.

Los objetos valiosos eran escondidos para protegerlos. Una voluminosa y pesada estatua no era fácil de ocultar, por tanto, a alguien se le ocurrió cubrirla con estuco para que pasase inadvertida. En el siglo XIX, numerosas estatuas de Buda son llevadas desde diversos lugares a la capital, Bangkok. Las no atractivas y voluminosas tenían poca aceptación y eran colocadas en templos poco relevantes y de esta manera permaneció nuevamente casi en el olvido otro siglo y medio, hasta que el mencionado accidente desvela que tras ese deteriorado yeso se escondía la mayor estatua de oro macizo del mundo.

De esta manera, el modesto Templo Wat Traimit pasa a ser el mundialmente conocido Templo del Buda de Oro de Bangkok, uno de los más visitados, tanto por budistas, como por turistas.

La estatua puede desmontarse en 9 piezas. Si bien el cuerpo tiene una pureza de oro del 40%, otras partes como la corona llegan a una pureza del 99%.

Es muy difícil valorar la estatua. Algunos la valoran en más de 250 millones de dólares, pero para los budistas, tasar el buda por el valor de su materia prima es como si para un cristiano valorásemos una catedral por el solar que ocupa y el coste de sus piedras. Hemos de recordar que es un objeto religioso con 8 siglos de antigüedad y único en el mundo. Un cuadro del pintor Gauguin fue vendido en febrero de 2015 por 300 millones de dólares. La escultura de Alberto Giacometti (L’home au doigt –Hombre señalando) fue vendida también el 2015 por 141,3 millones de dólares y de oro nada, solo bronce. Si la moderna escultura de Giacometti alcanza ese valor, imagínense cuál podrá ser el precio del histórico Buda.

l-home-au-doigEscultura de Alberto Giacometti (L’home au doigt –Hombre señalando)

Para hacernos una idea de la cantidad de oro de la que hablamos, sirva recordar que países como Francia o Italia, considerados entre los primeros del mundo en reservas de oro, no tendrían suficiente oro fundiendo todas las existencias de sus respectivos bancos centrales para hacer una estatua de ese peso.

Realmente nadie sabe cuánto oro hay en el mundo. Se especula con unas cantidades que no carecen de base para ser ciertas. Lo mismo ocurre con las reservas de mineral de oro que pueda quedar por explotar en minas. Es de sentido común que, aunque algunos digan una cantidad, no tengan fundamentos sólidos para demostrarlo, ya que, si mañana aparece un depósito en un nuevo lugar, es obvio que no se conocía, ya que, de haberlo descubierto los romanos, lo habrían explotado ellos.

También se desconoce cuánto oro se ha minado desde que el hombre practica la minería. Algunos se atreven a dar cifras concretas, aunque carezcan de  datos  fiables para llegar a las mismas. Recuerdo haber leído en aparentemente serias publicaciones como con detalle se explica cuántas toneladas de oro minaron las respectivas civilizaciones. Incluso hablan de la cantidad de oro explotado en América antes de llegar Colón y hacen lo propio hasta con el antiguo Egipto.

Cada vez está más claro que en la antigüedad había más oro del que nosotros nos creemos. Sirva como ejemplo el joven faraón Tutankamón que falleció a la temprana edad de 18 años y gobernó tan solo 8 años, fue enterrado en un sarcófago de oro que pesaba 115 Kg y me temo que hay muchas tumbas similares sin descubrir y también me temo que no lo enterraron con todo el oro del imperio.
tutancamon Sarcófago de oro de Tutankamón con 115 kg de peso

Germán Vega – Blog ventadeorocmc.com – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿HAY ALGUNA AMENAZA REAL Y CATASTRÓFICA PARA ESTOS DÍAS QUE NUESTROS GOBIERNOS NOS ESTÉN OCULTANDO?

Alemania lanza un nuevo plan de defensa civil que no tiene precedentes.

El 24 de agosto de 2016, el Consejo de Ministros alemán aprueba una serie de medidas que han desconcertado notablemente a la población. Esta vez no se trata de una subida de impuestos, unas nuevas medidas laborables o algo similar. Tampoco se trata del argumento de una película de ciencia ficción o un pensamiento de eternos conspiranoicos. Se trata de unas inminentes medidas tomadas por una de las administraciones más serias y competentes del planeta. El plan insta a los ciudadanos a que hagan acopio de agua, alimentos, medicinas, dinero en efectivo y ahorren energía. Estas medidas habrán de tomarse de forma inmediata.

El gobierno ha reforzado las medidas de seguridad. Así, en un borrador de 69 páginas, plantea cosas antes impensables, tales como restablecer el servicio militar obligatorio. El borrador también recoge aumentar las reservas de vacunas y antibióticos, crear un servicio que alerte a la población de peligros inminentes a través de la radio, la televisión, anuncios en trenes, sirenas, altavoces, etc.

Llegan incluso a decir la cantidad de agua recomendable que se debe acopiar por persona, el pan, la pasta, las patatas, conservas:

Así, se recomiendan: 28 litros de agua, 5 kg de pan, pasta, patatas, 3,5 Kg de harina, fruta en conserva, 2 docenas de huevos, 2 kg de pescado en conserva, etc.

¿Qué pensar al respecto?

La noticia no ha dejado indiferente a nadie. ¿Acaso se prepara a la población para un ataque terrorista sin precedentes?, ¿nos amenaza alguna catástrofe natural?, ¿Hay un inminente peligro de invasión o guerra?. O tal vez simplemente sea una medida para impulsar el consumo y levantar definitivamente la economía. Hay razones para todos los gustos. Recuerdo haber leído un artículo donde se explicaba con números qué pasaría si cada estadounidense comprase al día siguiente un simple cepillo de dientes. No sólo se venderían más de 300 millones de cepillos, sino que se vería reflejado notablemente en el consumo y, por ende, en la activación de la economía. Sin embargo, me temo que en el caso alemán, el gobierno no pretende reactivar el consumo, son un gobierno serio, previsor, responsable y seguro que saben algo que no pinta nada bien para la población y tal vez, en vez de alarmar, prefieren solucionarlo si está en sus posibilidades.

Cuando se entrevistó a las familias alemanas acerca de acopiar agua y alimentos para 15 días fue muy habitual la respuesta: “señor, yo tengo en mi casa siempre alimentos para dos meses”. No olvidemos que son alemanes y nadie duda de que son ordenados, metódicos y saben hacer las cosas.

Hacer un plan de defensa civil a este nivel, es correcto y muy propio  de tal cultura, pero; ¿cómo de grave debe ser lo que esté pasando como para haber creado una respuesta tan inmediata y de éste calibre? No lo sabemos, ni tampoco nos lo contarán. El argumento es siempre el mismo: No alarmar, la población no está preparada para que se le cuenten determinadas cosas, una población en pánico no piensa y es incontrolable. Tal vez tengan algo de razón, pero poca. Los humanos tenemos una envidiable capacidad de adaptación inmediata a nuevas circunstancias y, por esto, dominamos el planeta. Si se nos educa, entendemos prácticamente todo y respondemos adecuadamente ante cualquier situación.

Por ejemplo, un terremoto es una de las peores catástrofes naturales que nos pueden ocurrir y, de hecho, ocurren. No se sabe cuándo va a suceder y en unos solos segundos, todo cambia. Pues bien, aún en estas terribles circunstancias los humanos que sobreviven sacan lo mejor de ellos, olvidan todo lo no importante y actúan como un colectivo sociable, mostrando empatía y dando cada uno todo lo que puede. Personalmente, he vivido en Haití y era un hábito muy frecuente tener siempre al lado de la puerta de salida una bolsa preparada con cosas muy básicas: un poco de agua, algún alimento no perecedero, algo de ropa, un pequeño botiquín, documentos, un teléfono con batería, una cantidad pequeña de dinero y cada uno lo que considerase oportuno. No sólo por la amenaza de un terremoto, era extranjero en un país delicado. Había que estar preparado para abandonar el país en cualquier momento y ser repatriado.

Creo que tomar medidas nunca es malo, pero también creo que las personas no somos unos seres tan frágiles como consideran nuestros gobernantes y estoy convencido de que si nos cuentan las cosas y nos preparan, responderemos de manera satisfactoria ante cualquier situación. No se debería sobrevalorar la inteligencia de la población, en cabeza de quién cabe ordenar un plan de prevención tal y no esperar que la población especule al respecto.

En esa pequeña bolsa que siempre hemos de tener preparada y que tal vez pueda llegar un fatídico día en el cual sea nuestra única posesión material, no estaría de más tener un par de onzas de oro. Tal vez llegue el día en que las podamos necesitar de verdad.

Germán Vega – Agosto 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿REALMENTE NECESITAMOS A LOS BANCOS TAL Y COMO SON ACTUALMENTE?

Un banco es un mero intermediario financiero que captura recursos y formaliza préstamos. No es el dueño del dinero que presta, en el mejor de los casos cuenta con un 10% del mismo, aunque hay modos de que este porcentaje disminuya hasta el punto de llegar a ser inexistente. Este sistema se llama reserva fraccionaria. El banco mantiene una fracción del dinero depositado por los clientes (coeficiente de caja) y en la zona euro es solamente un 1%. Del 99% restante puede disponer a su antojo. Algunos juristas consideran que no es legítimo que los bancos utilicen el dinero de los depositantes para operar. Alegan que se incumple el derecho a la propiedad privada del depositante que encomienda al banco su custodia, e incluso tachan tal acto de apropiación indebida. En cambio, los defensores de nuestro actual sistema bancario, consideran que la posibilidad de que todos los depositantes acudan simultáneamente a sacar el dinero es muy baja y por tanto pueden disponer del mismo

Algo a tener en cuenta es que los bancos no generan riqueza alguna y cada vez cuentan con menos empleados. Nuestro dinero no está asegurado en su totalidad. El Fondo de Garantía de Depósitos cubre solamente hasta 100.000€ por titular y entidad.

Poseen la mejor información económica y la usan en su beneficio, incluso podría decirse que en nuestra contra, endureciendo las condiciones al ser conscientes de la necesidad de financiación. También proporcionan nuestra información económica a las administraciones que se la solicitan (aunque este hecho pueda haberse normalizado, se encuentra muy lejos de ser normal). ¿Qué pensaríamos de un abogado que proporcionase información a la justicia sobre las andanzas de su cliente?. Algunos opinan que un mundo sin bancos sería opaco a la información, tal vez, pero también sería un mundo más libre.

También nos cuentan que los bancos son los principales gestores de la deuda pública y que sin ellos el Estado no podría financiarse y garantizar los servicios públicos. Lo que no nos cuentan es que los bancos centrales prestan dinero a los bancos locales para que estos compren deuda pública de los estados y la carguen con un interés ganando cuantiosas cantidades de dinero en detrimento de los ciudadanos. Éste dinero podría ser prestarlo directamente del Banco Central a los estados, evitando intermediarios y costes para los ciudadanos. Así, de forma ejemplificadora, es digno de mención que en plena crisis, año 2013, el BCE prestaba dinero a los bancos locales a un 0,5% de interés y estos cobraban sobre un 10% de interés en préstamos al consumo y entre un 3,5 a un 8% (como en el caso de Grecia) en los préstamos a los estados.

Prestar dinero a un estado siempre ha sido la más ventajosa operación que puede hacer un banco. El banco es consciente de que el dinero será devuelto, para eso están los impuestos que pueden subirse en cualquier momento. Los montos de los préstamos son siempre relevantes y, a su vez, mantienen a los estados dependientes de ellos.

Cómo puede ser posible que todos los países, todas la empresas y todos los ciudadanos, estén escandalosamente endeudados (…). Tal vez la respuesta esté en nuestro sistema financiero.

En nuestra economía existen los llamados “señores del dinero”, los bancos centrales, los que tienen la capacidad de imprimir moneda y de fijar los tipos de interés y además en exclusiva. Incluso pueden llegar más lejos: pueden comprar de forma masiva y directa deuda en los mercados (recurso conocido con el nombre de expansión cuantitativa) Están al margen de los estados y de sus gobernantes y es de sentido común que tal poder no puede recaer en banqueros. Reconozco que es un tema delicado. Prefiero no pensar que podría ocurrir si tal poder recayese en políticos.

Los bancos centrales son un invento joven que se desarrolla plenamente en los últimos cien años. Es posible una economía sin su existencia. Simplemente necesitaremos algo no perecedero y valioso en todo el mundo: el oro. Incluso servirían nuevas monedas virtuales como el bitcoin

Cualquier profesional de las inversiones conoce que el oro es un valor muy seguro y que ante incertidumbres económicas es la inversión refugio por excelencia.

Germán Vega – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Para qué hay que comprar oro y plata y almacenarlos en un lugar seguro?

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

SE AVECINA NUEVA CRISIS MUNDIAL: RUSIA Y CHINA SE BLINDAN COMPRANDO ORO POR TONELADAS

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Qué es más rentable: invertir en bolsa o en oro?

 

Si una persona hubiese invertido en bolsa en enero de 2016, hoy tendría la misma cantidad de dinero. El beneficio habría sido cero. Habría pasado medio año sin obtener ninguna rentabilidad en sus ahorros. Sin embargo, si esa misma persona hubiese invertido su dinero en oro de inversión habría obtenido, en tan solo medio año, una rentabilidad superior al 20%.Imagen 1

Gráfico elaborado por BullionVault que muestra la evolución del precio del oro en 2016

Imagen 2pngGráfico elaborado por Ibex  que muestra la evolución del Ibex en 2016

En cuanto a la inversión se refiere, un transcurso de miedo año no conlleva grandes cambios. Veremos el mismo supuesto en 15 años:

Es recomendable recordar que, en términos económicos, 15 años es mucho tiempo. Tanto es así, que hace 15 años no existía el euro y quién sabe si existirá dentro de otros tantos años. Sin embargo, si es sabido que hace 15 años ya existía el oro y seguro que dentro de otros 15 años, sigue existiendo y siendo igual de valioso y escaso.

El crecimiento -en esos 15 años- del Ibex fue de 4,6% anual de media. En cambio,  en el mismo periodo de tiempo, con el oro pasa lo siguiente: también comparte ese número de 4,6 pero con crecimiento geométrico. No es que crezca un 4,6, ¡es que se multiplica su precio por 4,6!. Pasa de valer poco más de 8.000$ el kilogramo en 2001, a  valer 39.000$ en 2016. Esto es un crecimiento del 460%, que corresponde a más de un 30% de rentabilidad media.

Muchos opinan que los bonos del estado son una excelente y segura inversión, siendo su rentabilidad media en este periodo tan solo del 5,4%. Es mejor no imaginarse qué hubiese pasado si España hubiese sido rescatada como pudo haber ocurrido.

Los más conservadores opinan que los fondos de pensiones son lo mejor y más seguro. Tal vez sean seguros, pero no son tan rentables. Su crecimiento medio en éste periodo fue de tan solo 1,58%.

Es digno de mención un dato poco conocido referente a la llamada hucha de las pensiones: no existe tal hucha. Ese dinero está invertido en bonos del estado, y estos. es obvio que son poco rentables y peligrosos ya que hasta un cambio político puede hacer que no sean bien recibidos en otros mercados con su correspondiente devaluación.

Los políticos requieren una atención especial, cuidadosa. Todos recordamos cuando nuestro presidente Zapatero y su ministro Solbes en 2007, decidieron que el oro no era una buena inversión. Así, vendieron un 32% de las reservas que había en el Banco de España. Como era de esperar, la venta fue tan pésima que, cuatro años después, el valor del oro se había duplicado. El desatino de nuestros políticos le costó al Estado una pérdida de 2.350 millones de euros. Los argumentos de nuestro Expresidente y Ministro no tienen desperdicio: “ el oro ya no es rentable y venderemos las reservas para comprar otros activos más rentables y fáciles de custodiar”. En cuanto a la rentabilidad, no hacen falta comentarios, y en cuanto a la custodia, es destacable que la cámara de seguridad de nuestro Banco de España -en Madrid- es famosa por estar considerada una de las más seguras del mundo.

Zapatero-Solbes-2dic13-641x330

Por otro lado, la bolsa es peligrosa incluso para los expertos. Podrían ponerse muchos ejemplos, algunos recientes como Bankia. Otro caso a tener en cuenta fue el de Terra (los llamados valores tecnológicos), que en 1999 cotizaba a 11€ la acción. Entró en enero del 2000 en el Ibex, llegando a cotizar a 157€ en ese mismo año. Sorprendentemente, en el 2005, tan solo 5 años después,  fue excluida de cotización a 2,75€.

La inversión en bolsa es compleja. Requiere una gran formación en muchos campos, no solo financieros, también industriales, ya que las empresas que la componen cubren todos los campos. A esta complejidad se suman los diferentes mercados internacionales con sus correspondientes divisas.

desastre-en-bolsa

Por lo tanto, ¿dónde debemos tener nuestro dinero?:

Éste es un tema vital.  Hasta los más prestigiosos bancos pueden desaparecer. Todos recordamos la caída de Lehman Brothers y podemos tener su homónimo europeo con el mayor banco alemán, el Deutsche Bank. Aún ampliando capital, sigue necesitando 12.300 millones de euros para cumplir con Brasilea III. Sin embargo, no termina aquí. La Agencia de Calificación S&P también ha bajado la calificación a Barclays y, ni Suiza se salva, ya que el tercer banco al que se le rebaja la calificación es Credit Suisse. Aquellos que llevan su dinero a Suiza, deberían informarse.

Sería tan grave para Europa que cayese el Deutsche Bank, que muchos prefieren ocultar el problema (ya que la rentabilidad ocupa el papel protagonista, es preciso recordar que la acción de este banco cotizaba en el 2007 a 100€ y hoy, nueve años después, a 13,40€). Aunque por otro lado, tal vez no falte en Europa dinero de los contribuyentes para seguir rescatando a bancos (si es que llega para todos).

Además, si los bancos -que dominan todos los datos de la economía- ofrecen simplemente un servicio de intermediación y cuentan con rescates estatales, se encuentran de tal manera, la conclusión es que tal vez la economía se encuentre peor de lo que nos cuentan.

Pese a los innumerables esfuerzos de los agentes que dominan la economía por manipular el precio del oro y mantenerlo, de forma antinatural, lo más bajo posible como hasta en sentencias judiciales quedó probado, no hay manera de que no siga siendo una excelente y segura forma de invertir nuestros ahorros.

Otra gran ventaja de invertir en oro de inversión es la sencillez. No requiere grandes conocimientos. Se compra, puede incluso ser guardado a buen recaudo por nosotros mismos y pasado un tiempo, simplemente valdrá más (nunca ocurrirá algo como el ejemplo de Terra). Desde que existen las primeras civilizaciones de la humanidad como las conocemos, el oro siempre ha tenido un gran valor por sus propiedades, sus características y valor de cambio.

Aún después de miles de años de civilización, algunos eruditos continúan debatiendo si el oro es una materia prima o una divisa. Tal vez a algunos les tome su vida resolver algo tan obvio como que el oro es ambas cosas a la vez, es una materia prima y una divisa (o la divisa mundial).

Hasta hace muy pocos años, nuestro dinero estaba respaldado por oro y funcionaba. Los estados se cuidaban mucho de ajustar su economía a sus reservas de oro. Desde que el dinero no se encuentra respaldado por el mismo, las inflaciones y deflaciones son la herramienta de la economía y la deuda la manera de crear el dinero. Nadie se ha parado a pensar: ¿cómo podemos estar todos tan endeudados?. Los estados están tan endeudados que muchos jamás serán capaces de pagar su deuda, las empresas están endeudadas y los ciudadanos a nivel particular también. Todos debemos muchos años de trabajo a unas sociedades llamadas bancos que, sin producir nada, poco a poco se adueñan de todo. No importa lo duro y cuanto trabajemos, siempre estaremos endeudados y, de no estarlo, el resultado sería el mismo: la inflación hará que nuestro dinero pierda, en gran medida, su valor.

¿Hasta qué punto puede ser un problema tener nuestro dinero en una divisa?

No hace falta recurrir a la Alemania del momento tras la Primera Guerra Mundial (que tuvo que pagar la indemnización a las naciones vencedoras), donde la inflación pasó, entre enero de 1922 y noviembre de 1923, a un billón por ciento. En otra escala, Argentina con un 300% de inflación anual, o Bolivia con un 600%. Pero la palma se la lleva Zimbabue que ha emitido billetes de 100 mil millones de dólares que equivalen a un dólar americano. Cabe recordar que no es un país especialmente pobre, ya que cuenta con recursos naturales. Una población de más de 13 millones de habitantes, en el 2013, contaba en su banco central con un depósito de 217$USA.

Los rusos vieron como su moneda en 2014, en menos de un año, perdió la mitad de valor respecto al dólar.

zinbabue

Ser milmillonario en Zimbabue y ser pobre pueden ser la misma cosa

Ninguna moneda es eterna. Es cotidiano oír que un país u otro quiere salir del euro. Nadie puede evaluar las posibles consecuencias del abandono de Reino Unido de la Unión Europea. Incluso a estas alturas no se duda que el dólar colapsará, aunque la clave sea cuando.

Autor:  Germán Vega – Junio 2016

 

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El oro papel.

Oficialmente se dice que existen en el mundo 187.000 toneladas de oro. Ésta cantidad es exagerada, ya que en muchos sitios donde debería haber grandes depósitos de oro, simplemente se sabe que están vacíos.

Sin embargo, se negocian al año 1.355.400 toneladas, casi en su totalidad, sin ningún tipo de respaldo.

Si a las 187.000 teóricas toneladas existentes, restamos la gran cantidad de ellas que no se mueven: reservas de estados, inversores que tienen oro físico, joyas, piezas arqueológicas, oro usado en la industria, etc,  queda una pequeña cantidad real de oro para comerciar.

Invertir en oro físico, teniéndolo a buen recaudo, es una de las inversiones más seguras y rentables que existen. En cambio, poseer un papel que diga que tenemos una cantidad de oro en un importante banco puede terminar de la peor de las maneras.

Germán Vega – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Las élites tratan de eliminar al oro del sistema monetario

Ayer el afamado analista económico-financiero estadounidense James Rickards, publicó en The Telegraph un interesante artículo titulado Gold is the spectre haunting our monetary system. En él, inicia recordando que durante todo un siglo las élites han trabajado para tratar de eliminar al oro tanto ideológica como físicamente del sistema monetario. No es casualidad.

El metal precioso estorba a los ideólogos inflacionistas que, hasta la fecha, siguen causando un enorme daño a la economía global en personajes influyentes como Paul Krugman.

Rickards marca el inicio de los ataques al oro en 1914, con la entrada del Reino Unido a la Primera Guerra Mundial. A pesar de las presiones para que abandonara la convertibilidad de la libra en el metal precioso, la mantuvo, y gracias a ello –recuerda- la Casa Morgan organizo créditos con los que este país pudo financiarse hasta que Estados Unidos entró al conflicto.

Subraya que el Banco de Inglaterra se encargó de desalentar el canje de billetes por oro. Los soberanos británicos –las monedas áureas más conocidas-, fueron retiradas de la circulación y convertidas en lingotes de 400 onzas, lo que limitó la tenencia del metal precioso a los muy ricos y la confinó a las grandes bóvedas.

Rickards continúa haciendo un recuento sobre la criminalización de la tenencia de oro en Estados Unidos en 1933, el cierre de la ventanilla de convertibilidad con el dólar en 1971 y su desmonetización por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en 1973.

Pese a ello, advierte, el oro insiste en tener “un asiento en la mesa monetaria.” Es cierto. Desde 2010, por primera vez en este siglo los bancos centrales se convirtieron en compradores netos de lingotes. Aquí hemos hecho énfasis en cómo países “rebeldes” al sistema del dólar continúan acumulando oro en grandes cantidades, en especial China y Rusia.

Al respecto, el también autor del best-seller “Currency Wars” señala que el renovado atractivo del oro se debe a que en algunos casos,los bancos centrales se están cubriendo de la inflación del dólar. “China tiene 3.2 billones de dólares en reservas, más de la mitad de los cuales está denominada en dólares, en su mayoría bonos del Tesoro estadounidense. El dólar no tiene un mejor amigo que China, debido a que su riqueza la mantiene en dólares. Aun así, la inflación se asoma. China no puede deshacerse de sus bonos del Tesoro; el mercado de bonos es profundo, pero no tan profundo”, explicó.

Agrega que si la venta de treasuries fuese percibida como una amenaza para los intereses de Washington, el presidente podría congelar las cuentas chinas con una simple orden. Los chinos lo saben de sobra, y ante la montaña de deuda que Estados Unidos tiene encima de más de 19 billones de dólares, temen con razón que su salida será la de destruir el valor del billete verde.

Rickards señala que en respuesta a ello, la solución china es comprar oro. De este modo, “si la inflación del dólar emerge, las tenencias chinas de bonos del Tesoro se devaluarán, pero el precio en dólares de su oro subirá. Una gran reserva de oro es una diversificación prudente. Los motivos de Rusia son geopolíticos. El oro es el arma modelo para las guerras financieras del siglo XXI”, sentencia en el artículo.

Asimismo, otros países continúan adquiriendo el metal anticipando un derrumbe del sistema monetario global. Jim recuerda quedurante los últimos 100 años ese sistema ha colapsado tres veces, en 1922, 1944 y 1971, y aunque nadie sabe cuándo volverán a cambiar las reglas del juego, da por hecho que así será.

Considera que las únicas bases para un nuevo sistema global están en los Derechos Especiales de Giro del FMI y el oro. Subestima la típica objeción de que “no hay suficiente oro” para soportar el sistema financiero, a la que responde que sí hay, todo es cuestión de precio. No hay duda.

Por ejemplo, calcula que tomando como base el agregado monetario M1 de China, la Eurozona y Estados Unidos, con un respaldo de 40 por ciento en oro, el precio sería de 10 mil dólares la onza. Suficiente dice, para que sea sostenible.

Rickards concluye que en lo que se refiere a las élites monetarias, se debe atender a lo que hacen, no a lo que dicen. Esto porque de sobra es conocido cómo atacan al oro en cada oportunidad –desde la academia, los medios predominantes de comunicación, etc.-, pero lo cierto es que siguen acumulándolo y preparándose para el día en que éste determine el asiento que tendrán en la inevitable reforma del sistema. La suerte del dólar, está echada.

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Los colores del oro

El oro es uno de los pocos metales que se encuentra en la naturaleza en estado puro.   El oro es un metal muy denso. Su densidad es 19,3 g/cm3 (es 19,3 veces más pesado que el agua) y blando (su dureza en la escala Mohs es entre 2,5 y 3) por lo cual para su uso en joyería requiere ser aleado con otros metales para que la pieza sea resistente y duradera).

En función de la aleación, el oro aleado, presenta diferentes colores:

(por cada 1000g de aleación, entendiendo para oro de 18 quilates las siguientes variedades de color)

– Oro amarillo: 750g de oro, 125g de plata y 125g de cobre

– Oro rojo: 750g de oro y 250g de cobre

– Oro rosa: 750 g de oro, 200g de cobre y 50g de plata.

– Oro blanco: 750g de oro, entre 100g y el 160g de paladio y el resto de plata.

– Oro gris:750g de oro, 150g de níquel y 100g de cobre.

– Oro verde: 750g de oro y 250g de plata.

– Oro azul: 750g de oro y 250g de hierro.

Hay otras variedades. La más apreciada es el oro blanco, tanto por su agradable aspecto, como por el coste y dificultad tecnológica para transformar el paladio.

Germán Vega – 2015

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Qué son los kilates en el oro?

A la proporción de oro puro en una aleación se denomina “ley”. Esta proporción se expresa en milésimas.

Las leyes con las que se comercializa el oro son:

999, 916, 750, 585, 375,

Para ser considerado de una determinada ley, deberá tener un contenido de oro de igual o superior contenido al que marca esa ley. Si no alcanza la cantidad que marca la ley será comercializado como “de baja ley”.

El oro puro es llamado también oro fino y su pureza es entre 999 y 995. Este oro es comercializado como oro de 24 quilates.

Un kilate de metal precioso, representa la vigésima cuarta parte de la masa total de la aleación (1/24). Por ejemplo, oro de 18 quilates significa que de 24 partes, 18 son de oro puro, es decir, 75% de pureza.

El mínimo para que un objeto sea considerado de joyería es entre 9 ó y 10quilates y cualquier objeto de joyería ha de llevar un sello que indique la pureza del oro que ha sido utilizado para su elaboración.

Quilates/ Ley Contenido de oro [Pureza]
24 kilates 99+%
22 kilates 91.6%
21 kilates 87.5%
20 kilates 83.3%
18 kilates 75.0%
15 kilates 62.5%
14 kilates 58.5%
10 kilates 41.7%
9 kilates 37.5%
8 kilates 33.3%
1 kilate 4.2%

No confundir con kilate en gemología, ya que este representa el peso de la piedra preciosa). Un quilate equivale a una quinta parte de un gramo. Un diamante de 5 quilates pesará entonces un gramo.

La palabra kilate deriva de keration, que es en griego el fruto del algarrobo. Debido a que el algarrobo tiene unas semillas muy uniformes en tamaño, se adoptaron como unidad de medida para las piedras preciosas y cada semilla pesa 0,2 gramos de promedio (un quilate)

Germán Vega – 2015

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin