Cómo ha evolucionado el precio del oro en medio siglo

Revalorización y rentabilidad del oro

Qué ocurre cuando guardamos nuestros ahorros en lingotes de oro de inversión

En economía cada uno puede decir lo que considere oportuno, con más o menos razón. Otra cosa son los hechos. Prestigiosos economistas nos aconsejan sobre lo que es rentable para nosotros. Recuerdo haber leído numerosos artículos explicando lo interesante de invertir en bancos y sus productos. Alegaban razones como que eran los que dominaban la información económica y que por eso no se equivocaban al tener los mejores gestores e información privilegiada. Los hechos demuestran que esto no es cierto.

Recientemente, uno de los bancos modelo del mundo “Banco Popular”, del que todo eran alabanzas, ha dejado a sus accionistas con valor de sus títulos cero. No es el único, otros más importantes, han caído y caerán. Lo mismo ha pasado antes con  otras empresas. En su momento, desaparecen hasta los imperios.

Algunos, explican y argumentan que no es rentable invertir en oro.

No hace falta dar explicaciones, hasta el menos formado en economía del mundo, sabe que el oro, siempre ha tenido valor y lo seguirá teniendo. Es algo tangible, se extrae con esfuerzo de una mina, es escaso, útil, con propiedades únicas y ha sido siempre moneda, hasta que alguien consideró que el dinero no era necesario que fuese respaldado por nada, solo por la confianza.

Jamás se ha creado una empresa que tarde o temprano no haya desaparecido. Jamás se ha creado una divisa que perdurara en el tiempo. Solo el oro, como algo de reconocido valor apto para intercambios, ha acompañado a nuestra economía desde los orígenes de nuestra civilización.

Nunca nadie se ha arruinado comprando oro en lingotes si, simplemente, lo ha mantenido en el tiempo.

La siguiente tabla, muestra la evolución de la cotización del oro en algo menos de medio siglo. En 46 años ha pasado de valer 36,10$ una cantidad de oro, del tamaño de una moneda (una onza), a valer 1250,74$. Muy pocas cosas se han revalorizado tanto, en tan poco tiempo y se presume que la evolución seguirá siendo como mínimo, similar.

Cabe recordar que el precio del oro ha estado intervenido por grandes actores de la economía. Su cotización ha sido contenida muchas veces en contra de la más elemental lógica. Los gestores de los bancos centrales lo menosprecian en sus afirmaciones públicas, pero acumulan cuantas toneladas de oro pueden en sus bodegas.

En los últimos 15 años, el oro de inversión ha tenido épocas no muy buenas. Ha recibido críticas negativas sobre la inversión en lingotes de oro. Nuevamente sobran las interpretaciones personales y la siguiente tabla muestra la rentabilidad del oro en uno de sus periodos negativos.

Los que opinan que el oro es un valor refugio para épocas de crisis, pueden ver como crecía su valor en los años en los cuales, la economía en el mundo, estaba en plena expansión. Sirva como ejemplo, el año 2005, donde la rentabilidad del oro en nuestra divisa (€), alcanzó un 36,7% de rentabilidad

En este artículo se muestran 46 años de evolución ininterrumpida del precio del oro, plazo suficientemente largo para que no quepan trampas. También se hace hincapié en los últimos y delicados años de nuestra economía para mostrarnos como responde este metal en cualquier contexto económico.

Germán Vega – 8 de junio de 2017

 

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El oro ajusta su precio ante el nuevo plan fiscal de Estados Unidos, aunque persiste la amenaza de Corea del Norte.

Hay varios factores que hicieron subir el precio del oro que, en estos momentos, están ajustándose.

Entre los factores más importantes que han marcado la cotización del oro en los últimos días, destacaremos:

En primer lugar, Donal Trump, anuncia una importante rebaja de impuestos en EEUU.

Suben las bolsas y los rendimientos de los bonos estadounidenses.

Se aclara la incertidumbre política en Francia.

La gran demanda de oro suizo de: Hong Kong, China e India, experimentada en la segunda quincena de marzo y en la primera de abril, ha disminuido.

La producción de oro en China, bajo en el primer trimestre del año, pero lentamente se incrementa.

En el segundo trimestre del año, China e India, importantes consumidores de oro, suelen bajar su demanda.

No obstante, sigue presenta la amenaza de Corea del Norte. Factor que puede cambiar el panorama económico.

China no está de acuerdo con la nuclearización de la península de Corea. Cree que la estabilidad del noroeste de Asia, podría peligrar y se plantea retirar la ayuda económica si su vecino persiste con su programa nuclear. Corea del Norte no puede permitirse perder la ayuda de China y tener en contra el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Tampoco China puede permitirse retirar la ayuda y que miles de refugiados coreanos pasen su frontera. También pesa que una importante parte de la sociedad china, simpatiza con la idea nacionalista y de izquierdas de Corea del Norte.

A los chinos no les gusta tener tan cerca desplegados miles de soldados estadounidenses, solo separados de su frontera por el espacio que media entre Corea del Norte y Corea del Sur.

No es tan sencillo que China abandone a Corea del Norte, tienen un acuerdo militar que finaliza en el 2021, pero que ya se ha renovado dos veces.

Siempre será un buen momento para tener una parte de nuestros activos en oro físico. En cualquier momento puede surgir un motivo que desestabilice la economía y el oro será el mejor valor refugio para nuestros ahorros

Germán Vega. 1 de mayo de 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La mina más profunda del mundo

En Sudáfrica (Carletonville) se encuentra la mina de oro Mponeng, a una profundidad de 4 kilómetros.

En ella trabajan 5700 personas. No todos de forma legal. Se sabe que muchos mineros viven de forma clandestina sin ningún tipo de control en el interior de la mina donde pueden permanecer de forma ininterrumpida durante meses contando con el apoyo de mineros legales a cambio de dinero. Se estima que el 10% de la producción de oro, es robado. Los guardas de seguridad hacen su trabajo, pero controlar semejante ciudad subterránea no es nada fácil y los mineros ilegales van fuertemente armados.

Es la mina más profunda del mundo. Debido a que la mayoría de los depósitos ya han sido agotados se profundizará otros 800 metros en busca de nuevas vetas, alargando de esta forma la vida del yacimiento hasta el año 2029

La temperatura a esa profundidad es muy elevada, puede sobrepasar los 60oC, por lo cual el aire requiere ser refrigerado y se utiliza para ello hielo. Se consigue de esta forma bajar la temperatura en el interior a unos cómodos 30oC. Pero la temperatura no es el mayor inconveniente para trabajar a semejante profundidad. Los temblores de tierra son sin lugar a duda lo más peligroso para sus trabajadores. En una mina subterránea es habitual que en una semana se produzcan varios terremotos e incluso en alguna la frecuencia de los mismos es diaria.

Los peligros en una mina subterránea se ven incrementados con la profundidad de la misma, los incendios, las inundaciones, los escapes de gases, los desprendimientos y el polvo, son solo algunos de los muchos peligros con los cuales los mineros han de luchar a diario

Es una autentica ciudad subterránea y la longitud de sus túneles es similar al metro de Nueva York. Sus numerosas galerías suman 379 km.

Cuenta con los ascensores más grandes del mundo con capacidad para descender simultáneamente 120 personas. Los elevadores no llegan a las zonas más profundas, es necesario descender un tramo a pie.

Toda esta infraestructura de galerías y medios técnicos se ha construido para explotar una veta de oro que no sobrepasa los 0,7 metros de espesor.

Con solamente extraer un gramo de oro por Tm de tierra movida ya es rentable la explotación. Se mueven 6000 Tm cada día.

Es la primera vez que los humanos trabajamos a semejantes profundidades y la vida no deja de sorprendernos. En esta mina se ha encontrado la primera bacteria que conocemos que puede vivir en total aislamiento, sin oxígeno, sin luz y elaborando todos los nutrientes que necesita. A este microorganismo lo llamamos Audaz Viajera y los científicos piensan que al menos esta bacteria no ha estado en contacto con la superficie en un millón de años.

Germán Vega – Febrero 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Científicos rusos consiguen extraer oro partiendo de carbón quemado.

Rusia ha descubierto y patentado un sistema por el cual extraen un gramo de oro por cada tonelada de carbón quemado.

La cantidad no es insignificante. Un gramo de oro a precio de hoy tiene un valor superior a 37€ y no hemos de olvidar que si bien Rusia produce 233 millones de toneladas de carbón al año (cifra nada despreciable), países como China, multiplican por 10 esa cifra. Pese al control actual de emisiones de CO2, el carbón sigue siendo la fuente de energía con la cual se obtiene el 40% de la electricidad que se produce en el mundo.

El estudio fue publicado por la Academia de Ciencias rusa y corresponde al trabajo realizado durante 15 años por los investigadores del Centro Científico de Amur.

El proceso es sencillo y poco costoso. El humo del carbón quemado pasa un proceso de depuración en el cual se limpian primero con agua los sedimentos y después se filtran, consiguiendo de esta manera un concentrado donde se encuentran las trazas de oro que al producirse el refinado se aísla el oro puro

No es el único residuo que tiene utilidad al quemar carbón. Por ejemplo, las cenizas son utilizadas en la fabricación de cemento.

Rusia espera en breve poder abrir el primer centro experimental para la producción de oro a partir de este subproducto.

Tendremos que ser respetuosos con el medio ambiente y controlar las emisiones a la atmosfera, pero hasta del humo se puede con inteligencia obtener oro.

Hoy por hoy, necesitamos quemar minerales fósiles para producir energía. Si el mismo estudio que se ha hecho con el carbón y lo que contamina, se hiciese con otras fuentes de energía, nos sorprenderíamos de los resultados. Hay componente político en la elección de una fuente de energía u otra. Conseguir energía quemando carbón es muy simple y eficiente. En países muy pobres no es tan sencilla su sustitución.

Una central térmica actual, es como un automóvil diésel actual. Quema un mineral fósil, pero las emisiones son muy controladas con sistemas modernos altamente tecnológicos. Los coches diésel tienen colocado un filtro de partículas, pues en las centrales térmicas ocurre lo mismo, cuentan con sus sistemas para reducir las emisiones a la atmosfera.

Todos hemos visto una central térmica o como mínimo, la hemos visto en fotografías. Aparecen siempre que se habla de contaminación atmosférica y como es habitual, las cosas no son como nos cuentan.

Aparece algo que vierte emisiones a la atmósfera, pero donde está el engaño:

central termica1

Si observamos la fotografía en la que aparece una pequeña central térmica (hay todos los ejemplos que queramos) vemos en el centro de la imagen una campana de hormigón que está emitiendo al medio ambiente algo tan peligroso como “vapor de agua”. Si, es simplemente agua limpia y casi destilada! Es una campana de condensación donde debido a su diseño interior, el agua muy caliente que sale de las turbinas se enfría para ser reutilizada y una pequeña cantidad se escapa. La chimenea que contamina es la que aparece a la izquierda, rematada con franjas rojas y blancas. No vamos a minimizar su emisión diciendo que parece un cigarrillo, pero que cada uno saque sus conclusiones y si bien es cierto que una central térmica contamina, como contamina nuestro coche, también es cierto que necesitamos la electricidad que produce y si quitamos el vapor de la campana y de otras válvulas de la central, vemos que lo que contamina es mucho menos de lo que algunos nos pretenden hacer creer con fotografías mal explicadas.

Germán Vega – febrero 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Las monedas virtuales – El Bitcoin

El Bitcoin es la más usada de las monedas virtuales, criptodivisas o también denominadas monedas digitales. Aceptada en innumerables comercios y en nuestra tienda de lingotes de oro y entidades.

Qué es una moneda virtual:

Es un sistema de intercambio virtual, que cumple las condiciones generales de cualquier moneda, pero sin estar respaldada por un gobierno o banco central.

El Banco Central Europeo define el dinero virtual como aquel no regulado. Emitido y controlado por sus desarrolladores y usado y aceptado por una comunidad virtual.

La Financial Crimes Enforcement Network, las define como aquellas monedas no emitidas por un banco central o autoridad pública, sin ser necesariamente dinero fiduciario y aceptada por personas naturales y jurídicas como medio de pago, que puede ser transferido, almacenado o intercambiado electrónicamente.

Satoshi Nakamoto (nombre utilizado como seudónimo), es el autor a quien se le atribuye la creación del Bitcoin. Registra en 2008 el dominio Bitcoin.org y expone su funcionamiento. En 2009, lanza su código abierto a la red para ser utilizado.

Para su correcto funcionamiento el Bitcoin se rige por unos principios inamovibles, que son:

-Accesibilidad para todos (código abierto).

-No requerir identificación para su uso.

-No podrán censurarse ni prohibir las operaciones realizadas.

-Las operaciones confirmadas no podrán anularse ni ser modificadas

-Cada unidad ha de poderse cambiar (fungible).

-Se fija un número máximo de monedas que podrá acuñarse en 21 millones de unidades.

Los antecedentes del nacimiento del Bitcoin fueron la crisis financiera del 2008 y el debilitamiento de las divisas convencionales.

El Bitcoin resuelve los problemas de seguridad y fiabilidad de monedas virtuales anteriores, creando una contabilidad pública en la cual todas las operaciones son verificadas y registradas por una amplia red de ordenadores.

Te será muy fácil comprar oro con bitcoins en nuestra tienda online o física.

En 2099 se cotizan 1309,03 bitcoins por 1$ y cualquier persona puede operar con la moneda virtual.

En mayo de 2010, se realiza la primera compra en bitcoins. En este mismo año, surge la primera vulneración del sistema, es corregida y mejorado su funcionamiento. El éxito de la nueva moneda es manifiesto y cierra el 2010 con una cotización de 1 bitcoin=0,30$.

En 2011, la moneda virtual, logra la paridad con el dólar y su capitalización llega a los 206 millones de dólares.

En 2012, el bitcoin se consolida y su valor se multiplica por trece, llegando su cotización a 1 bitcoin= 13,30$. Los bancos centrales se lo toman en serio y ven su inminente amenaza.

En 2013 alcanza una capitalización de 1 billón de dólares y la cotización de la moneda digital llega a superar los 1000$. (precio superior a una onza de oro en el momento). China, ante la amenaza del Bitcoin, prohíbe comerciar a sus bancos con la criptodivisa, lo cual ocasiona una devaluación considerable del mismo.

Cualquier bien, cuando entra los mercados, no fluye libremente y se ve tocado por especulaciones. Pasa de ser la mejor inversión, a ser la peor inversión. Sufre vetos de países, hackeos y problemas de regulación. En 2014, llega a cerrar por debajo de los 300$. Asombrosamente, pese a todos estos problemas, cada vez se implantaba con más fuerza, llegando a su desarrollo en 2015. No es apropiado entender las monedas virtuales como inversiones, ya que pretenden ser medios para intercambios.

bitcoin-3Cajero automático de Bitcoins

A fecha de hoy (noviembre de 2016), el bitcoin cotiza a 742$. En su corta y azarosa vida, supero problemas físicos y técnicos, se ha implantado y generalizado su uso. Parece imparable, ya que su principio como moneda libre, es aceptado mayoritariamente. Los expertos coinciden en que su crecimiento al alza para futuros años es un hecho. No se le pueden poner puertas al campo y por poderoso que sea un país, no podrá impedir su uso si es aceptado por un volumen importante de usuarios. Tendrá que seguir evolucionando, tal vez regulando su uso, pero nunca interviniéndolo.

Una moneda virtual, es dinero depositado en una billetera virtual destinado a pagos.

Es muy conocida la historia del estudiante noruego Kristoffer Koch, que, con motivo de su tesis doctoral sobre el cifrado en internet, en 2009, abrió una cuenta en bitcoins y compró moneda virtual por valor de 27$. Olvido su cuenta y en 2012, cuando la abre, sus 27$ se habían transformado en 886.000$.

Es perfectamente factible un mundo sin bancos centrales que impriman dinero a su capricho. No necesitamos ni a gobiernos, ni a bancos para que controlen e intervengan nuestro dinero. Podemos perfectamente tener un monedero virtual para uso cotidiano en una criptodivisa. Es condición humana especular con todo lo especulable, por tanto, cualquier divisa ordinaria o virtual, puede sufrir fuertes fluctuaciones en su cotización. Una solución perfecta, sería tener nuestros ahorros en oro de inversión (valor seguro y universalmente aceptado) y un monedero virtual con una cantidad en bitcoins para nuestras necesidades cotidianas.

Germán Vega – noviembre de 2016 – Blog ventadeorocmc.com

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Por qué es tan caro el oro?

El oro es dinero. Todo lo demás es crédito.

Esta es la famosa frase que el 18 de diciembre de 1912, pronunció JP Morgan, el banquero más influyente de su tiempo ante el Congreso de los Estados Unidos.

¿Por qué es tan caro el oro?

La cuestión no es cuál es la razón , sino cuáles. Son tantas, que incluso con alguna propiedad menos, seguiría siendo un metal muy especial y por ende, caro. Perfecto para aplicaciones industriales, para joyería y como inversión, garantizando nuestros ahorros (oro de inversión)

Es escaso y apreciado, por tanto, muchos quieren poseerlo. Hay una gran demanda y poca oferta. Si abundase, sus aplicaciones serían cuantiosas.

Asimismo, es pertinente describir alguna de esas propiedades que lo hacen tan especial y caro:

En primer lugar, es un metal bonito. No hay otro metal amarillo. En antiguas civilizaciones ya era apreciado por su aspecto, cuando no era un producto que pudiese funcionar como moneda y cuyas propiedades no eran necesarias industrialmente. Simplemente su aspecto, ya le aporta valor -la gran mayoría de la producción de oro se ha usado y se usa en joyería-. El porcentaje varía según la fuente, pero puede ser próximo a un 80%.

Por otro lado,  no se oxida ( es un metal noble) y es atacado por muy pocos compuestos. Puede permanecer durante miles de años con el mismo aspecto -siempre como el primer día, y puede reutilizarse sin perder ninguna propiedad de forma indeterminada. Algunos compuestos como el mercurio, pueden disolverlo, pero es harto complicado encontrar en la naturaleza mercurio en grandes concentraciones y que éste esté en contacto con el oro.

El oro es el mejor conductor eléctrico que conocemos. Supera con creces al cobre. Incluso teniendo un precio elevado, es utilizado en determinados circuitos eléctricos en los que es necesaria una excelente conductividad, que no se oxide y de gran garantía. Los circuitos eléctricos de nuestro teléfono o de nuestro ordenador tienen oro; tanto es así, que dicha cantidad del preciado metal, es lo suficientemente importante como para que los circuitos se reciclen y así, pueda extraerse el oro de los mismos.

Además, es el metal más dúctil y maleable que existe. Con un gramo de oro se puede hacer una lámina de un metro cuadrado (pan de oro). Con una moneda de oro (una onza) se podrían hacer 8000 metros de alambre. Puede incluso ser laminado hasta hacerse una lámina transparente. El oro tiene la propiedad de fundirse fácilmente. Así, con un simple soplete de fontanero, se podría licuar. Se alea muy bien con otros metales, resultando aleaciones muy apreciadas por su aspecto y características. Es el metal más fácil de trabajar.

También refleja la energía infrarroja (calor) casi en su totalidad. No existe mejor aislante térmico. A su vez, es excelente  como aislante acústico, aunque su precio hace que sea dedicado a usos más nobles.

Es muy buen conductor del calor y tiene una gran capacidad como disipador térmico.

Tiene innumerables aplicaciones no solo en joyería o como divisa (oro de inversión), se usa en la industria en procesos donde es difícilmente sustituible.

Cumple todos los requisitos para ser moneda de cambio: fraccionable, duradero, escaso etc. Es fácil pensar que como cumple todos los requisitos, se convirtió en moneda, pero no fue así, todo lo contrario. Debido a su gran prestigio y valor, empezó a considerarse como moneda, ya que todos querían poseerlo. De los 118 elementos de la tabla periódica, es el más adecuado para ser usado como dinero. Hoy las monedas ya no son de oro al no estar respaldado el dinero por metal alguno, pero si fuese un metal abundante, que nadie dude que las monedas serían de oro en vez de cobre, estaño, níquel u otras aleaciones. Unos elementos se descartan por ser gases o líquidos, otros por reaccionar muy fácilmente con los elementos cotidianos, otros, aunque duren, terminan oxidándose totalmente. Al final nos quedaríamos con muy pocos elementos adecuados. Es cierto que la plata también sirve, pero se oxida, no es eterna. Ésta, además, reacciona con pequeñísimas cantidades de sulfuro en el aire. También lo serían el platino, el rodio, el iridio, etc., en general los metales nobles. Éstos son escasos y, cuando se analizan, presentan cada uno su propio problema; desde extrema dificultad para trabajarlo y acuñar monedas, hasta extrema escasez.

El hierro no sirve, no por oxidarse (el acero inoxidable resiste muy bien el óxido), pero es tan abundante que no podría tener valor como moneda. Con este proceso de eliminación hemos llegado a escasos dos o tres elementos.

Hoy, las monedas no tienen ningún valor intrínseco, solo el que le asignamos para un intercambio. El oro es valioso en sí mismo, es el dinero real, en él podemos tener nuestros ahorros sabiendo que jamás se depreciarán.

Germán Vega – ventadeorocmc.com – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

CÓMO SABER SI UNA PIEZA ES DE ORO

La mejor forma para saber si una pieza es de oro, será acudir a un profesional. Pero los siguientes conocimientos pueden ayudarnos en ocasiones especiales.

El oro es caracterizado por su color dorado. No hemos de fiarnos del color. Aleado en pequeñas cantidades con otros metales toma una gran variedad de tonos diferentes y otros metales pueden presentar un color muy similar al oro sin serlo. Nuestra mente no es buena para distinguir colores .  (ver los colores en el oro)

La pirita es un mineral compuesto por azufre y hierro (Fe2S). Su color es tan parecido al oro que incluso es denominada “el oro de los tontos”

piritaMineral de pirita

 Una nueva aleación de metales ha revolucionado la joyería. Se trata del carburo de tungsteno. El tungsteno, también conocido como wolframio, es un metal muy duro y que se caracteriza por fundirse a la elevada temperatura de 3422oC. Su densidad es muy similar a la del oro. Las piezas de esta aleación son de un aspecto muy similar a las del dorado metal. No se rayan, es más duro que el titanio. Son totalmente hipoalergénicas. Incluso las personas alérgicas al oro, toleran el carburo de tungsteno. A simple vista, un anillo de esta aleación puede pasar por oro, tan solo se distingue por su pulido más fino y superficie más brillante (ambas características no son malas). Un anillo de esta aleación es tremendamente duradero, pasará el tiempo y se conservará en perfecto estado sin desgaste ni ralladuras. Es tan perfecto, que podría decirse que una alianza de carburo de tungsteno será para toda la vida (si es lo que queremos). Es un producto de una inmensa calidad, pero, NO ES DE ORO. Su precio es considerablemente más bajo que el del oro, en proporción uno a mil. (Por el precio de un kg de oro, compraríamos una tonelada de tungsteno). Si nos la vendiesen como oro, nos estarían estafando.

Cómo podemos distinguir una pieza de oro de una de carburo de tungsteno:

El oro y el tungsteno tienen una densidad muy similar, pero al alear el wolframio con carburo, baja la densidad, por tanto, la pieza que no es oro, pesa menos

  1. El oro no es un metal magnético. El carburo de tungsteno, es muy poco magnético, pero si algo, por tanto, un imán jamás se pegará a una pieza de oro fino, en cambio, a la de carburo de tungsteno, si se pegará, aunque con poca fuerza (nunca como al hierro)
  2. El oro no se oxida, el carburo de tungsteno, es muy resistente a la corrosión, pero puede mostrar restos de óxido en la piel.
  3. Dureza: El oro es un metal muy blando, por esta razón se combina con otros metales para que la pieza tenga una dureza razonable, aun así, se rayará con relativa facilidad. El carburo de tungsteno es extremadamente duro, solo superado por el diamante. Se comporta de forma similar al vidrio, rompe y se astilla antes de deformarse, no se raya, o se raya con mucha dificultad. Es tan duro que ante una emergencia puede ser peligroso. Por ejemplo, en un hospital no podrían cortar la pieza con una tenaza, habría que golpearla hasta que se rompiera causando daños en nuestro cuerpo. Cuando a un trabajador, una máquina le engancha una cadena de oro, si el operario tira, la cadena de oro suele romperse, en cambio, la de carburo de tungsteno arrastraría irremediablemente a su portador.

Hay otros materiales para joyería con unas propiedades similares, como las piezas de cerámica de circonio, o las que añaden a la mezcla de tungsteno con carburo, el cobalto. De esta forma resulta una mezcla más fácil de trabajar y con un coste muy inferior, pero producirán manchas en la piel muy difíciles de quitar y su brillo se alterará con el tiempo.

joyaAnillos de carburo de tungsteno

Una pieza puede contener oro, pero en una cantidad baja. Por debajo de 10 quilates (41,66% de oro), la pieza no se considerará de oro y no podrá ser vendida como tal. (ver los quilates en el oro)

Las joyas llevan dos contrastes hechos con un punzón. Han de verse con una lupa. Uno indica el número de fabricante y el otro los quilates de la pieza. Es frecuente encontrarnos piezas en que no se distinguen, que no los lleva o que no han sido puestos de forma lícita. Si alguien falsifica una pieza, es razonable pensar que puede añadirle los contrastes.

 contrastes-joya

Contrastes en pieza de joyería

 Test con ácido y una piedra de toque para saber los quilates de la pieza.

El método es sencillo. Solo necesitamos los diferentes ácidos y una piedra, llamada piedra de toque. No profundizo sobre este método ya que requiere experiencia, tanto por manejar ácidos peligrosos, como porque puede pasar la pieza por oro si cuenta con un buen chapado. Si se raya demasiado la pieza puede deteriorarse y necesitar un posterior pulido.

Las monedas también tienen marcas especiales. Los lingotes, no solamente indican peso, pureza y fabricante, suelen tener número de serie e incluso algunos pueden estar serigrafiados en su reverso.

 

lingotes de oro de inversión

Una pieza puede estar bañada en oro o ser de oro macizo. La Comunidad Europea califica como piezas bañadas en oro, a las que contienen entre 1,5 y 3 micras de espesor en el baño. No obstante, es frecuente ver piezas con un baño incluso superior a 3 micras. El chapado es una técnica muy antigua. Los españoles a su llegada a América en el siglo XV, ya encontraron piezas rechapadas de oro y huecas (ver: no es oro todo lo que reluce)

Para saber si una pieza es chapada en oro, puede resultar eficaz la sencilla prueba de rayarla o devastarla sobre una piedra de toque para observar que el interior tiene la misma composición que el exterior. En la actualidad hay multitud de aleaciones que tienen un color muy similar al oro, por tanto, si nos encontramos ante esta situación puede resultar difícil saber si la pieza es auténtica. No es eficaz morder la pieza. El oro es muy maleable y la capa de chapado se deformará haciéndonos creer que la pieza es de oro. Recordar que normalmente las piezas falsas de baja calidad son atraídas por un imán y el oro no. Excepcionalmente, la pieza puede contener una cantidad importante de oro y un metal magnético, con lo cual, puede ser atraída levemente por el imán.

Hay una prueba para saber si al menos el exterior es de oro (prueba de la cerámica). Al rayar el oro contra una pieza de cerámica, dejará una línea dorada. Si la línea es negra, se tratará de una pieza falsa.

Profesionalmente, hay múltiples métodos para determinar si la pieza es de oro y cuál es su pureza.

Antes hemos mencionado el test con ácidos que normalmente usan los joyeros y que su coste es tan bajo que cualquiera puede comprar un juego de ácidos y una piedra.

También se utilizan balanzas hidrostáticas que pesan la pieza en seco y en agua. Calculando la densidad de lo pesado, determinando si es oro o no y su pureza.

Hay numerosas máquinas, una muy utilizada es la de rayos X, que nos dice si el exterior de la pieza es oro y en qué porcentaje. A continuación, una segunda máquina de ultrasonidos determina si la pieza es homogénea en su interior. Si el exterior es oro, y la pieza es homogénea, toda ella será de oro.

Hay más métodos mecánicos y químicos, propios de sofisticados laboratorios.

Para ver la autenticidad de una pieza, utilizamos un método u otro en función de si el método puede dañar la pieza o no. De los métodos no destructivos, ninguno es infalible. La única forma posible de saber y verificar al 100% la composición de la pieza es fundirla y utilizar un método llamado copelación. Casi seguro que si queremos saber si nuestro anillo es de oro y sus quilates, no aceptaremos que lo fundan. Por tanto, hemos de recurrir a métodos no destructivos y con un grado de fiabilidad aceptable. La química y la mecánica han avanzado tanto que puede haber aleaciones que pasen algún test de control.

Que nadie piense que no puede ser engañado.

Cuál es la solución: comprar oro en lugares de confianza y con garantías.

Hemos de recordar que las falsificaciones casi perfectas son muy caras y requieren una gran tecnología. Muchas personas compran una pieza, pensando que es de oro y la falsificación es tan burda, que hasta se pega a un imán, o al rayarla un poquito aparece debajo un metal de otro color.

Los lingotes de oro tienen número de serie y se puede determinar con mucha facilidad su trazabilidad. Pueden ser suministrados directamente de la refinería al agente que los vende. En las refinerías europeas, los controles son muy estrictos, garantizan peso y pureza al estar sometidas a numerosos controles de calidad internos y externos.

CMC Metales Preciosos compra sus lingotes de oro de inversión, directamente a la refinería y puede demostrar su trazabilidad. Por tanto, garantiza que sus productos son oro fino con pureza 999,9 y que el peso del lingote se corresponde con el indicado por el fabricante.

Germán Vega – 2016 – ventadeorocmc.com

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

LA NATURALEZA: EL ALQUIMISTA QUE CREA YACIMIENTOS DE ORO TRAS UN SISMO

¿Cómo puede aparecer un yacimiento de oro y de forma casi instantánea donde antes no existía?

Es conocido desde hace tiempo que las vetas de oro se originan por deposición mineral de fluidos calientes que fluyen a través de grietas en el interior de la tierra. Recientemente, científicos universitarios australianos han descubierto y publicado con detalle en la revista Nature Geoscience,  que cuando una bolsa de agua se fractura y cae repentinamente la presión, el fluido se expande y se vaporiza (vaporización súbita) y casi instantáneamente puede aparecer una veta de oro en un lugar donde antes no existía. Si se producen varias réplicas del terremoto y este ha tenido una intensidad considerable, puede haberse generado un nuevo yacimiento de oro rentable para su explotación. Es muy importante la intensidad del sismo, así, mientras uno de grado 2 en la escala Richter puede incrementar una fisura en 130 veces, uno de grado 6 lo haría en 13.000. Se cree que el 80% de los actuales yacimientos se han formado de esta manera.

veta-de-oroVeta de oro

Qué prueba este descubrimiento:

  • Las fuerzas de la naturaleza pueden originar de forma casi instantánea un nuevo depósito de oro donde antes no existía y cuya explotación generará una nueva mina en el futuro.
  • Mientras haya terremotos habrá nuevos depósitos y nuevas minas, por tanto, no se agotarán los yacimientos de oro ya que constantemente aparecerán nuevos y podremos seguir invirtiendo en oro.
  • Los terremotos no transforman los metales en oro, pero si catalizan la transformación de minerales disueltos en fluidos, en nuevos depósitos que pueden ser rentables en explotación minera.

Este fenómeno fue perfectamente constatado en Haití a raíz de su conocido terremoto. Existían minuciosos estudios geológicos de los yacimientos áureos en la isla. Estaban perfectamente posicionados y simplemente han aparecido nuevos yacimientos donde antes se sabe que no existían.

El oro es valioso por sus extraordinarias cualidades y su escasez. Que se formen nuevos átomos de oro es tan complicado que requiere la energía de la colisión de dos estrellas, por tanto, es un metal que tampoco abunda en el universo, pero por las razones que sea, en nuestro pequeño planeta existe. Si bien, la cantidad importante del preciado metal se encuentra en capas tan internas de la Tierra, que no son accesibles con nuestra tecnología, hay una cantidad no despreciable minado ya y parece ser que podrá seguir minándose en el futuro.

oro555

Germán Vega – Blog ventadeorocmc.cm – 2016

 

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

EL BUDA DE ORO MACIZO DE 5,5 TONELADAS

Sus 3,9 metros de altura por 3,10 de ancho, sus 5,5 toneladas de peso y su antigüedad, ya de por sí la harían una estatua singular, pero lo que realmente la hacen única, es su historia, su considerable valor económico, religioso y turístico.

Se cree que pertenece al estilo Sukhothai del siglo XIII.

En la década de los 30, en Bangkok, se decide acondicionar las orillas del río y un viejo templo ha de ser demolido. En su interior se encontraba una vieja estatua de estuco (yeso con cola) y aunque su aspecto no impresionaba, por respeto a un objeto religioso se decide trasladar a otro templo. En la nueva pagoda donde se pretendía reubicar, no entra debido a su gran tamaño. Se toma como solución construir un tendejón. Con una chapa como cubierta  queda el buda casi a la intemperie durante 20 años.

En 1955 se construye un nuevo templo para albergar dignamente la estatua. Cuando se inicia el traslado, se rompe el cable de la grúa y esta cae al suelo. El yeso se rompe y para sorpresa de todos los presentes se ve debajo del yeso un metal brillante. La lúgubre estatua de yeso, escondía en su interior un sorprendente buda de oro macizo.

En el siglo XIII, la actual Tailandia estaba inmersa en guerras con sus vecinos. Como en cualquier guerra, los robos y saqueos eran cotidianos.

Muchas figuras religiosas tenían un considerable valor y con frecuencia eran robadas.

Los objetos valiosos eran escondidos para protegerlos. Una voluminosa y pesada estatua no era fácil de ocultar, por tanto, a alguien se le ocurrió cubrirla con estuco para que pasase inadvertida. En el siglo XIX, numerosas estatuas de Buda son llevadas desde diversos lugares a la capital, Bangkok. Las no atractivas y voluminosas tenían poca aceptación y eran colocadas en templos poco relevantes y de esta manera permaneció nuevamente casi en el olvido otro siglo y medio, hasta que el mencionado accidente desvela que tras ese deteriorado yeso se escondía la mayor estatua de oro macizo del mundo.

De esta manera, el modesto Templo Wat Traimit pasa a ser el mundialmente conocido Templo del Buda de Oro de Bangkok, uno de los más visitados, tanto por budistas, como por turistas.

La estatua puede desmontarse en 9 piezas. Si bien el cuerpo tiene una pureza de oro del 40%, otras partes como la corona llegan a una pureza del 99%.

Es muy difícil valorar la estatua. Algunos la valoran en más de 250 millones de dólares, pero para los budistas, tasar el buda por el valor de su materia prima es como si para un cristiano valorásemos una catedral por el solar que ocupa y el coste de sus piedras. Hemos de recordar que es un objeto religioso con 8 siglos de antigüedad y único en el mundo. Un cuadro del pintor Gauguin fue vendido en febrero de 2015 por 300 millones de dólares. La escultura de Alberto Giacometti (L’home au doigt –Hombre señalando) fue vendida también el 2015 por 141,3 millones de dólares y de oro nada, solo bronce. Si la moderna escultura de Giacometti alcanza ese valor, imagínense cuál podrá ser el precio del histórico Buda.

l-home-au-doigEscultura de Alberto Giacometti (L’home au doigt –Hombre señalando)

Para hacernos una idea de la cantidad de oro de la que hablamos, sirva recordar que países como Francia o Italia, considerados entre los primeros del mundo en reservas de oro, no tendrían suficiente oro fundiendo todas las existencias de sus respectivos bancos centrales para hacer una estatua de ese peso.

Realmente nadie sabe cuánto oro hay en el mundo. Se especula con unas cantidades que no carecen de base para ser ciertas. Lo mismo ocurre con las reservas de mineral de oro que pueda quedar por explotar en minas. Es de sentido común que, aunque algunos digan una cantidad, no tengan fundamentos sólidos para demostrarlo, ya que, si mañana aparece un depósito en un nuevo lugar, es obvio que no se conocía, ya que, de haberlo descubierto los romanos, lo habrían explotado ellos.

También se desconoce cuánto oro se ha minado desde que el hombre practica la minería. Algunos se atreven a dar cifras concretas, aunque carezcan de  datos  fiables para llegar a las mismas. Recuerdo haber leído en aparentemente serias publicaciones como con detalle se explica cuántas toneladas de oro minaron las respectivas civilizaciones. Incluso hablan de la cantidad de oro explotado en América antes de llegar Colón y hacen lo propio hasta con el antiguo Egipto.

Cada vez está más claro que en la antigüedad había más oro del que nosotros nos creemos. Sirva como ejemplo el joven faraón Tutankamón que falleció a la temprana edad de 18 años y gobernó tan solo 8 años, fue enterrado en un sarcófago de oro que pesaba 115 Kg y me temo que hay muchas tumbas similares sin descubrir y también me temo que no lo enterraron con todo el oro del imperio.
tutancamon Sarcófago de oro de Tutankamón con 115 kg de peso

Germán Vega – Blog ventadeorocmc.com – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

LA VENTAJOSA FISCALIDAD DEL ORO DE INVERSIÓN

En una inversión, es necesario mirar no solo el precio y rentabilidad del bien en que deseemos invertir (en el caso del oro, su rentabilidad media en los últimos 15 años supera el 30%/año) , hemos de considerar también los impuestos de adquisición y venta.

Qué ocurre fiscalmente en la compra de oro:

El oro tiene una doble consideración: materia prima y divisa, por tanto, si es oro de inversión, está exento de IVA. No ocurre lo mismo con los demás metales preciosos, que si pagan el 21% de IVA.

Normativa aplicable: (Decreto 77/388/CEE) (Directiva 1998/80/CE del Consejo de 12 de Octubre de 1998) (Ley 37/1992 del IVA en España)

Qué es oro de inversión:

Es el oro que cumple una doble condición:

  • Pureza igual o superior a 99,5% en el caso de lingotes.

Las monedas de oro, para ser consideradas oro de inversión, han de tener al menos una pureza del 90% de oro. También han de haber sido acuñadas después de 1800. Igualmente, han de ser o haber sido moneda de curso legal del país de origen y su precio de venta en el mercado libre, no superará en más del 80% el valor del oro que contienen

  • Pesos de los lingotes de oro homologados por Hacienda.

12’5 kilogramos, 1 kilogramo, 500 gramos, 250 gramos, 100 gramos, 50 gramos, 20 gramos, 10 gramos, 5 gramos, 2,5 gramos, 2 gramos, 400 onzas, 100 onzas, 10 onzas, 5 onzas, 1 onza, 0,5 onzas, 0,25 onzas, 10 tael, 5 tael, 1 tael, 10 tolas.

Si no se cumplen estas 2 condiciones, el oro pagará un 21% de IVA.

El resto de los metales preciosos, incluida la plata, pagarán siempre IVA.

Durante su posesión no generará ninguna obligación tributaria hasta el momento de su venta.

Qué ocurre fiscalmente en la venta de oro:

En el momento de la venta, habrá que pagar en el impuesto de la renta (IRPF) por la plusvalía que genere la transacción. Cabe recordar que la máxima plusvalía será la de los últimos 5 años, aunque la compra hubiese sido efectuada hace 10 años, ya que Hacienda no puede pedir facturas anteriores a 5 años. La plusvalía se calculará teniendo en cuenta diferencia entre el precio de compra y el de venta, (excluyendo gastos). Se aplicará también en el supuesto de regalos y herencias.

Hacienda establece tres tramos de cotización en función de la cuantía del rendimiento:

BASE LIQUIDABLE DEL AHORRO TIPO APLICABLE EN %
Rendimiento de hasta 6.000€ 21%
Rendimientos desde 6000€ hasta 24.000€ 25%
Rendimientos superiores a 24.000€ 27%

Germán Vega – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin