La mina más profunda del mundo

En Sudáfrica (Carletonville) se encuentra la mina de oro Mponeng, a una profundidad de 4 kilómetros.

En ella trabajan 5700 personas. No todos de forma legal. Se sabe que muchos mineros viven de forma clandestina sin ningún tipo de control en el interior de la mina donde pueden permanecer de forma ininterrumpida durante meses contando con el apoyo de mineros legales a cambio de dinero. Se estima que el 10% de la producción de oro, es robado. Los guardas de seguridad hacen su trabajo, pero controlar semejante ciudad subterránea no es nada fácil y los mineros ilegales van fuertemente armados.

Es la mina más profunda del mundo. Debido a que la mayoría de los depósitos ya han sido agotados se profundizará otros 800 metros en busca de nuevas vetas, alargando de esta forma la vida del yacimiento hasta el año 2029

La temperatura a esa profundidad es muy elevada, puede sobrepasar los 60oC, por lo cual el aire requiere ser refrigerado y se utiliza para ello hielo. Se consigue de esta forma bajar la temperatura en el interior a unos cómodos 30oC. Pero la temperatura no es el mayor inconveniente para trabajar a semejante profundidad. Los temblores de tierra son sin lugar a duda lo más peligroso para sus trabajadores. En una mina subterránea es habitual que en una semana se produzcan varios terremotos e incluso en alguna la frecuencia de los mismos es diaria.

Los peligros en una mina subterránea se ven incrementados con la profundidad de la misma, los incendios, las inundaciones, los escapes de gases, los desprendimientos y el polvo, son solo algunos de los muchos peligros con los cuales los mineros han de luchar a diario

Es una autentica ciudad subterránea y la longitud de sus túneles es similar al metro de Nueva York. Sus numerosas galerías suman 379 km.

Cuenta con los ascensores más grandes del mundo con capacidad para descender simultáneamente 120 personas. Los elevadores no llegan a las zonas más profundas, es necesario descender un tramo a pie.

Toda esta infraestructura de galerías y medios técnicos se ha construido para explotar una veta de oro que no sobrepasa los 0,7 metros de espesor.

Con solamente extraer un gramo de oro por Tm de tierra movida ya es rentable la explotación. Se mueven 6000 Tm cada día.

Es la primera vez que los humanos trabajamos a semejantes profundidades y la vida no deja de sorprendernos. En esta mina se ha encontrado la primera bacteria que conocemos que puede vivir en total aislamiento, sin oxígeno, sin luz y elaborando todos los nutrientes que necesita. A este microorganismo lo llamamos Audaz Viajera y los científicos piensan que al menos esta bacteria no ha estado en contacto con la superficie en un millón de años.

Germán Vega – Febrero 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *