INVERTIR EN ORO O EN PLATA

Es habitual oír “invierta en oro o en plata”,  pero no es lo mismo.

Partamos del hecho que un kg de oro fino cuesta 35.000€ (abril/2016) y un kg de plata, apenas supera los 500€. A fin de ilustrarlo mejor: podemos imaginarnos un prisma del tamaño de un brick de leche de un litro. Si fuese oro macizo pesaría 19,30 kg y valdría 675.000€. En cambio, si fuese de plata, pesaría 10,50 kg y valdría solamente 5200€. Es perceptible que no es lo mismo. La diferencia de densidad entre ambos metales preciosos obedece a razones químicas, pero la gran diferencia de precio entre ambos obedece a que, si bien con el tiempo los dos aumentan su precio, uno lo ha hecho en una proporción muy inferior al otro, sin entrar en la utilidad de cada uno de ellos, en la abundancia, y en su roll en la economía. La plata siempre es algo bueno, pero lo es después del oro, en segunda posición.

Llamamos ratio oro/plata al número de kilogramos de plata que se compra con un kg de oro. Desde la época de Alejandro Magno (356 a.C – 323 a.C) hasta 1980, este ratio permanece prácticamente constante. Aunque se producía mucha más plata que oro, ésta, era absorbida y utilizada como monedas o en la industria. Desde el descubrimiento de América en 1492 hasta nuestra Guerra Civil, en 1936, se producían al año 13 veces más plata que oro.

image003Tabla que muestra el ratio oro plata desde el año 323 hasta nuestros días

Sirvan estos datos para ver el ratio oro y plata en nuestra historia:

En el año 323 a.C. con Alejandro Magno, el ratio estaba en 12,6. Se mantiene entre este dato y 17 hasta 1980. En el año 1991 lega a 90, baja a 51 en 2007 y hoy se encuentra en 70.

No es un caso aislado, esto mismo ha pasado con otras materias primas que pierden su uso e interés; tales como el carbón y ocurriría algo similar con el petróleo si sustituyésemos nuestra fuente de energía por otras libres y renovables.

Por otro lado, la plata, que se utiliza en la industria, se pierde al no ser rentable económicamente su reciclado. En cambio, el oro, si bien ahora por primera vez en la historia se pierde una pequeña cantidad, es reciclado en gran medida una y otra vez.

La tendencia está establecida por el uso de la plata como material industrial y ligeramente menos como como inversión. En cambio, el oro no ve mermada su capacidad inversora. Tal vez por tal motivo la plata pueda presentar un precio inflado, mientras que el precio del oro -tal y como es comúnmente sabido- es manejado artificialmente a la baja, no siendo muy superior el coste de extracción medio en mina, al precio de mercado de Londres.

El oro de inversión (pureza igual o superior a 995/1000 y en lingotes de pesos homologados por Hacienda o determinadas monedas) está exento de IVA. En cambio, la plata no lo está y el impuesto constituye un 21%. Creo que comenzar una inversión pagando un impuesto del 21% no es interesante. Si a otros activos financieros no se les aplica IVA, tal vez no debiera aplicársele a la plata en idénticas condiciones al oro. Éste factor es vital a la hora de invertir a corto plazo en plata.

Cómo evolucionarán en el futuro el precio del oro y la plata:

No se sabe, intervienen muchos factores. Si Europa y  Estados Unidos salen definitivamente de su crisis, China y Brasil remontan y las divisas no se hunden, tal vez el oro no experimente subidas importantes. Pero si hay un colapso en la economía, el precio puede verse incrementado en porcentajes proporcionales al hundimiento de la misma.

Con la plata puede ocurrir algo similar, ya que históricamente ha subido o bajado su precio de forma simultánea al oro, solo que la plata siempre se ha quedado por debajo. Otra cosa es que la plata pase a ser en gran medida una materia prima industrial y su precio se vea impuesto por la oferta y la demanda.

Cabe también recordar que jamás ha habido excedente de oro y, en cambio, lo ha habido de plata.

Germán Vega – ventadeoro.com – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *