Archivo de la categoría: Precio del Oro

Las verdaderas causas de las guerras

Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente encuentra a quien no estás autorizado a criticar. Esta famosa frase de Voltaire, resume quién tiene el autentico control sobre una persona o colectivo.

Es comúnmente conocido que existen leyes que prohíben expresamente, en muchos países, cualquier afirmación o investigación sobre hechos históricos concretos.

Detrás de una guerra, hay motivos puramente económicos, aunque estos se disfracen con situaciones de injusticia, de falta de libertades, religiosos o cualquier otra excusa válida.

La finalidad de esta nota, es económica, carece en absoluto de motivación política, ideológica o de cualquier otra, salvo la económica. No pretendo analizar ni las guerras ni sus consecuencias. Pretendo simplemente mostrar la importancia del oro de inversión como divisa a lo largo de la historia.

Vamos a remontarnos a la segunda guerra mundial, entendida como una continuación de la primera y germen de los años posteriores hasta el momento actual.

El enfoque de los libros de historia de estas grandes guerras esta centrado en aspectos políticos y expansionistas, olvidando el verdadero prisma: el económico, en el que quiero centrarme.

Hasta qué punto son objetivos muchos historiadores, no es objeto de mi reflexión, pero curiosamente Rusia, en la misma época, también entró en Polonia, en las tres Republicas Bálticas, en Finlandia, en Bucovina del Norte y en Rumanía. Sin embargo, esto no se entiende como una agresión, los historiadores dicen que Rusia buscaba reforzar su posición. También omiten algo que hoy esta ya desclasificado, y es que Rusia pretendía invadir Europa en el momento en que ésta estuviese debilitada, razón por la cual, las tropas rusas se encontraban en las fronteras con Europa. Con un millón de soldados rusos desplazados en las mismas, que no deberían encontrarse en tal lugar. Nadie le declara la guerra a Rusia, si a Alemania.

Alemania no declara la guerra a Inglaterra y a Francia, son estos dos países los que deciden entrar en el conflicto. A su vez, daría mucho que hablar la entrada de Japón en la segunda guerra mundial, como Estados Unidos provoca repetidamente a Japón hasta que curiosamente es atacado (en un sitio donde se habían retirado previamente los grandes buques y piezas de interés). EEUU conocía perfectamente el sistema de encriptación de la inteligencia japonesa y también fue informado de los movimientos de la flota japonesa por parte de Australia, permitiendo el ataque anunciado a Pearl Harbor. Se trataba de buscar la excusa y no ser el primero en atacar directamente.

Básicamente, la guerra es un gran negocio. En el caso de EEUU la segunda guerra mundial salva a los americanos de crack del 29 y lo posiciona como país hegemónico hasta nuestros días.

Se nos dice que el día 1 de septiembre de 1939, las tropas alemanas entran en Polonia y comienza la segunda guerra mundial. Esta afirmación es como mínimo simple, los hechos fueron mucho más complejos. Tal vez sea más exacto decir que hubo una primera guerra mundial, un periodo de paz, (entre guerras) y la culminación con la llamada segunda guerra mundial.

Alemania ofrece la paz en la primera guerra mundial, cuando estaba en posición ganadora en unas condiciones razonables y, aunque en un principio son aceptadas, se decide continuar la guerra. Más tarde, en el tratado de Versalles se ofrecen a Alemania unas condiciones totalmente inasumibles, hasta tal punto, que solamente en términos de oro, se le pedía más cantidad de la que existía en aquellos momentos en el mundo. Además de quitarle las colonias en África, el desmantelamiento de su ejercito, modificación de sus fronteras, etc.

Hitler gana en el 1933 las elecciones y entra democráticamente a gobernar a los Alemanes. No seré yo quien empatice en absoluto con semejante gobernante, pero objetivamente hay que reconocer que toma cuatro transcendentales decisiones que hacen peligrar la economía tal y como estaba establecida en ese momento:

1-  Emite dinero del estado, no de un banco central. De esta forma, el estado tiene su propia moneda y omite el pago de intereses a un banco central. Elimina la dependencia del estado de los banqueros

2-  Se sale de la Liga de Naciones, siendo libre de tomar sus propias decisiones políticas de acuerdo a sus intereses o simpatías.

3-  También se retira de la bolsa y de los mercados internacionales. Nadie puede de esta manera manipular sus finanzas.

4-  Inicia el trueque con otros países y abandona el patrón oro. Entendiendo el trueque no como algo medieval. Si Alemania necesitaba un producto o materia prima, intercambiaba lo que ella podía ofrecer o producir con el otro estado, valorando justamente entre ambos lo ofrecido y lo recibido. Es necesario recordar que, en ese momento, la economía estaba basada en el oro y a Alemania se le habían incautado todas sus reservas.

Como era de esperar, los grandes poderes del mundo no están en absoluto de acuerdo. Ven peligrar su sistema y, a cualquier precio y de cualquier manera, deciden pararle los pies. En cambio, Rusia no era un problema, ya que seguía los patrones económicos del mundo

Sin buscar similitudes, podríamos pensar que podría pasar hoy en día, si un país como España, para salir de la crisis decidiera:

1-  Salir del euro y emitir una moneda del estado

2-  Salir de Naciones Unidas

3-  Tener sus normas de comercio al margen de los mercados internacionales y mantener su soberanía

4-  Iniciar el trueque.

Por supuesto que la élite económica diría que esto es impensable, que sería el suicidio económico del país y la ruina absoluta. Eso es exactamente lo que les dijeron a los alemanes en ese momento.

La realidad es que hay un precedente y ocurrió todo lo contrario: un autentico milagro económico.

Como lo que nos interesa es la economía, hay un discurso de Hitler, pronunciado el 10 de diciembre de 1940 a sus trabajadores, donde explica el éxito de sus finanzas. Estamos tan llenos de prejuicios y tan adoctrinados que muchos pensarán: ¨me niego a leer un discurso de Hitler. Faltaría menos, cada uno puede leer lo que desee, pero, en este discurso se habla de economía, de cómo un país siguiendo unas pautas y entendiendo su soberanía puede llegar a ser la economía más desarrollada del mundo. Olvidemos en este momento lo que ocurrió después. Como acabó y porqué acabo de una determinada manera, daría mucho que hablar, pero a mi, solamente me interesa en este momento el aspecto económico.

“Mis compatriotas, por poner otro ejemplo, ellos afirman: “Nosotros estamos luchando por el mantenimiento del oro como la base de la moneda”. Esto está muy bien, el oro esta en sus manos. Nosotros también tuvimos oro alguna vez, pero nos fue robado y saqueado. Cuando llegamos al poder no fue una maldad lo que me hizo abandonar el patrón oro. Es que simplemente no había oro en Alemania. En consecuencia, dejar el patrón oro no tuvo ninguna dificultad, ya que es muy fácil desprenderse de algo que no se tiene. No teníamos oro ni tampoco divisas, todo nos lo habían robado y saqueado durante los últimos 15 años.

 Pero mis compatriotas no estemos tristes por esto, ya que hemos construido nuestro sistema económico sobre una base totalmente diferente. Para nosotros el oro no es un factor de valor por si mismo. Sino un factor por el cual las naciones son dominadas y suprimidas.

 Cuando me hice cargo del gobierno solo tenía una esperanza, a saber, la eficiencia y la habilidad alemana y del obrero Alemán, la inteligencia de nuestros inventores, ingenieros, técnicos, químicos, etc. También en múltiples organizaciones de la economía. Me hice una pregunta muy simple: ¿Debemos perecer porque no tengamos oro?, ¿Debo creer en un fantasma que nos lleva a la destrucción? He defendido otra opinión: a pesar de que no tenemos oro, tenemos nuestra capacidad para el trabajo. La capacidad alemana para el trabajo es nuestro oro, este es nuestro capital y con este oro puedo competir contra cualquier poder del mundo.

 ¿A caso a los seres humanos solo se les da ducados para vivir? Viven de los productos que cultiva el agricultor y así el trabajo debe crearlos, para que las materias primas no queden como tales, el trabajador debe manufacturarlos. Si queremos vivir en casas estas deben construirse y las materias primas deben ser transportadas. Mi sistema económico se ha basado en el concepto del trabajo. Y así hemos resuelto nuestros problemas, mientras que sorprendentemente en los países capitalistas sus monedas se han devaluado. La libra esterlina no se puede vender en el mercado. Si lanzas la libra a alguien está la evitara para no ser golpeado.

 Pero nuestro Reichmark, que no está respaldado por el oro se ha mantenido estable. ¿Por qué? No está respaldado por oro, pero si por ustedes y por su trabajo. Ustedes me han ayudado a mantener el marco estable. La moneda alemana sin cobertura de oro es hoy más valiosa que el mismo oro. Esto es gracias a la incesante producción. Esto se lo debemos al agricultor alemán que trabaja desde el amanecer hasta el anochecer, también se lo debemos al trabajador alemán que ha dado toda su fuerza. Y así todo nuestro problema se ha resuelto en un instante, como por arte de magia. Mis queridos amigos si yo hubiese declarado hace ocho o nueve años: “En siete u ocho años el problema de cómo dar trabajo se resolverá y el problema entonces será donde encontrar trabajadores.

 Si yo hubiese dicho esto me hubiese sido perjudicial, porque se hubiera dicho: “Este hombre está loco, es inútil hablar con él, no se le debe apoyar ni dar votos, cree en fantasías”. Sin embrago hoy todo esto se ha hecho realidad. Hoy en día la única pregunta que nos hacemos es, ¿Dónde podemos encontrar trabajadores? Mis queridos compatriotas, esta es la bendición del trabajo. El trabajo crea valores para los que quieren trabajar. El trabajo de un hombre hace que sea posible que otro pueda vivir y seguir trabajando. Y cuando hemos movilizado la capacidad de trabajo de nuestro pueblo todo lo posible, cada trabajador recibirá más y más de los bienes producidos.

 Hemos incorporado a siete millones de desocupados en nuestro sistema económico, hemos trasformado a otros seis millones que trabajaban a tiempo parcial en trabajadores tiempo completo, incluso estamos trabajando horas extra. Y todo esto se paga en efectivo, en Reichmarks que mantuvieron su valor en tiempos de paz. En tiempos de guerra tuvimos que racionar su capacidad de compra con el fin, no de devaluar, sino simplemente para destinar una parte de nuestra industria para la producción de guerra para que nos guie a la victoria en la lucha por el futuro de Alemania. Mis compatriotas, estamos construyendo un mundo de trabajo, un mundo de trabajo mutuo, un mundo de esfuerzo mutuo y un mundo de ansiedades y deberes mutuos.

 No me sorprendió que otros países empezaran el racionamiento después de dos, tres, cinco y siete meses, en algunos casos después de un año. Créanme, en estos países no se debió a la causalidad, sino a la política.

 Nuestra economía puede estar respaldada por oro, o no. Puede haber otra forma de comerciar y crecer. Alemania demostró que se puede llegar a ser una gran economía con otros parámetros. Demuestra también que si el oro puede intervenirse esa economía crea esclavitud. Si el precioso metal se encuentra físicamente en posesión de los ciudadanos, es difícil su intervención, o como mínimo les tomará mucho tiempo para su recopilación. Si se nos da un billete, incluso respaldado en oro, el oro puede desaparecer y conservaremos un feo papel, normalmente con fotografías de personas ya muertas que nos importan lo justo. Es muy importante comprender la necesidad de tener físicamente cada uno, nuestro oro de inversión.

Seguro que hay muchas formas de hacer que funcione la economía del planeta, pero también es seguro que el sistema actual, donde unos pocos bancos, que no crean ninguna riqueza, dominan todos los recursos de la Tierra, es una de las peores formas posibles de desarrollo para la humanidad.

Germán Vega – Diciembre 2018

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Por qué los intereses están tan bajos?

El escenario económico actual es nuevo. No hay referentes históricos de situaciones similares.

Ésta página oficial: http://www.usdebtclock.org/ , que creo que no dejará a nadie indiferente y aconsejaría a cualquiera que la visitara. Cosa diferente es que pueda tomarnos semanas entenderla, se nos muestra -entre otros muchos datos- y en tiempo real, como aumenta cada segundo la deuda y los intereses de la misma en EE.UU. La velocidad a la que se mueven las cifras, es vertiginosa, sobre todo a horas de mercado americano. Cualquier persona con sentido común entenderá que ese crecimiento de deuda es insostenible, que nunca nadie podrá pagarla. En la misma línea de la tabla y en primer lugar, aparecen los intereses que va generando. Los datos son sólo de EE.UU. Hay tablas equivalentes para Europa, China, Rusia y todos los países, donde cada uno hace lo propio y ninguno se queda corto.

El dólar ha entrado en una carrera bajista. Existe una auténtica guerra de divisas en la actualidad. En el gráfico vemos también un dato curioso: nos muestra una ratio de oro con el dólar de 6456$ y este dato se corrige con gran frecuencia. En el mercado real una onza de oro vale 1300$. Esto nos nuestra como constantemente el precio del oro es manejado a la baja para impedir que alcance su verdadero valor

En el siguiente gráfico, vemos la evolución de los tipos de interés en Europa (Euribor). A su vez, vemos como desde el año 2008 no han dejado de bajar, llegando incluso a ser negativos.

 

Euribor. Interés del mercado interbancario europeo – rojo a un año – azul a tres meses – verde a una semana

El gráfico que aparece a continuación es el equivalente para Estados Unidos. La única diferencia importante con respecto a Europa es que en América han cuidado de que los intereses no caigan a cero y, mucho menos, que pasen a ser negativos. Incluso se observa un repunte de 0,25% a 0,50% destinado a tener un cierto margen para un posterior ajuste a la baja, si fuese necesario.

Por último, ciertas consideraciones que considero relevantes:

1- Nunca antes en la historia conocida ha existido un periodo similar. La economía siempre se ha basado en que unos ahorran y con ese ahorro, otros piden préstamos y crean riqueza. En una economía lógica y gestionada por mentes racionales, no es posible el concepto de ‘interés cero’ y menos por un periodo de tiempo de 8 años. La propia esencia económica se rompe si una entidad presta dinero a cambio de nada. El concepto llamado eufemísticamente intereses negativos, en vez de ser llamado por su verdadero nombre “ruina o pérdida”, es inconcebible en economía. Entonces, ¿qué significa realmente prestar dinero con intereses negativos?, significa que el deudor devolverá menos dinero del prestado, eso sin tener en cuenta la inflación. Es mal negocio para el prestamista.

2- Un concepto muy usado actualmente es el de ‘flexibilización cuantitativa’. Básicamente es una forma elegante de decir que los bancos centrales crean moneda sin ningún tipo de límites, de forma descontrolada.

Tal y como el gráfico indica, Estados Unidos ha emitido en tan solo 7 años, más dólares que en los dos siglos anteriores de existencia del dólar. Nuevamente, los demás países han hecho lo mismo con sus respectivas monedas. Los bancos centrales crean moneda, no riqueza. Si en tan solo 7 años de crisis se cuadriplica la base monetaria, la conclusión lógica es que el dinero vale una cuarta parte de lo que valía hace menos de una década.

3- Los estados están preocupantemente endeudados y no tienen la mínima intención de reducir sus deudas, el pagarlas, ni se lo plantean. Incluso todo lo que suene a recortes para reducir deuda o gastar menos es terreno proscrito. Todos hemos oído muchas veces en nuestro respectivo país frases como: “el gobierno de los recortes”. Sin embargo, no es que solamente los gobiernos deban, todos estamos preocupadamente endeudados; los particulares con hipotecas, con préstamos personales, con tarjetas y las empresas con deudas que también tomarán años para ser pagadas.

En este contexto se comienza a entender el por qué los bancos centrales mantienen de forma antinatural los intereses a cero. Tienen un fuerte dilema: unos intereses bajos hacen que la economía este enferma y si se suben, los estados no podrán pagar los intereses que genera su respectiva deuda, lo cual comportaría el colapso de la economía mundial. La solución adoptada es crear ingentes cantidades de moneda para comprar deuda. Así, mantener alta la bolsa de forma artificial y unos intereses casi inexistentes. De ésta manera, los estados van pagando los intereses que su respectiva deuda genera, pero la realidad es que no pagan nada, ya que los intereses son prácticamente el 0%.

El hecho de que la economía no funciona es obvio, independientemente de que la bolsa suba. En un mundo donde la segunda empresa más grande del mundo es Google y donde Facebook podría comprar la totalidad de Coca-Cola + Toyota Motor + ½ Mitsubishi, algo pasa.

El producir y crear riqueza no está valorado. Las grandes empresas son tecnológicas, de comunicaciones o bien financieras. Las materias primas y los países que las producen no son valorados. La economía hasta el 2008 seguía otros parámetros reales y de libre mercado. El cobre, por ejemplo, estaba valorado como un producto fundamental en la industria. El tráfico marítimo estaba en auge y era rentable. No pretendo abusar de los gráficos, pero cualquiera puede ver como ha disminuido el comercio naval y las navieras. Están en grave crisis e incluso, alguna de las más grandes, han desaparecido.

Apple está considerada la empresa más grande del mundo. Pues bien, teniendo en caja 231.500 millones de dólares, decide recomprar parte de sus propias acciones, pagar dividendos y todo esto sin repatriar dinero de fuera de Estados Unidos. Emite bonos y compra 116.000 millones de acciones en 2016. Emitir bonos no es un problema para las grandes compañías, con unos intereses tan bajos, no pagan ni la inflación. Mucho de ese dinero emitido por la flexibilización cuantitativa, termina en las grandes compañías, recomprándose ellas mismas sus propias acciones y haciendo subir la bolsa como si realmente funcionase la economía.
NASDAQ es la bolsa de valores electrónica y automatizada de Nueva York, caracterizada por ser el mercado con más volumen de intercambio por hora del mundo. Vemos como a partir del año 2009, independientemente de un mundo en crisis, se ha multiplicado su índice por 3.

El precio del oro se mantiene artificialmente bajo. Algún día tomará su verdadero valor. En ese momento podría multiplicarse hasta alcanzar valores  hoy impensables

Germán Vega – Blog ventadeorocmc.com – septiembre 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Por qué comprar lingotes de oro de inversión?

Pocos bienes que puedan ser más seguros que el oro.

En la práctica totalidad de los países del mundo, es aceptado como moneda de cambio. Los gobiernos, no pueden con sus políticas controlar su valor, por tanto, su cotización es más estable que cualquier moneda y esta es la razón principal por la cual es considerado el valor refugio por excelencia.

Los bancos centrales pueden emitir moneda en función de sus necesidades y ampliar la cantidad de dinero existente. Como no han creado ninguna riqueza, simplemente han puesto divisas en circulación, inmediatamente la moneda se devalúa, con la consiguiente inflación. Con el oro no es posible utilizar esta táctica, ya que no sale de la nada, es necesario extraerlo de una mina, es escaso y limitado. La producción anual es cada vez más difícil de mantener y la demanda aumenta constantemente.

El oro es realmente la única divisa que existe. Si miramos la definición de divisa, ha de tener unas características y propiedades. Una de ellas es que: “ha de mantener su valor en el tiempo”. Está claro que las monedas no cumplen esta propiedad, ya que, al inyectar moneda en el mercado sin ningún respaldo, la moneda existente pierde valor, viéndose mermado el poder adquisitivo de la misma.

Desde siempre en nuestra historia, los gobiernos solamente podían poner en circulación la cantidad de moneda que podían respaldar con reservas de oro. Fue en 1971 cuando esto ha cambiado. Desde entonces, las monedas son fiduciarias, solamente están respaldadas por la posible confianza en quien las emite. Hasta esta fecha, los estados cuidaban mucho sus balances comerciales, no era posible crear fuertes inflaciones y tener deudas desorbitadas, ya que suponía no poder pagarlas, con la consiguiente quiebra del estado.

Le hemos puesto fecha al comienzo del actual sistema económico mundial: 1971. Cuando cambiaremos el modelo, no lo sabe nadie, lo que sí se sabe es que un sistema económico basado en la deuda no es sostenible. No es necesario ser doctor en economía para saber que basar cualquier economía en endeudarse, tiene un fin. Llegará un momento en el cual ya no sea posible emitir más deuda y haya que empezar a cambiar de sistema y pagar a los acreedores.

Existen muy pocas cosas en el mundo que puedan funcionar como moneda. No gratuitamente, los metales preciosos fueron siempre desde el comienzo de nuestra civilización hace 5000 años tomados y aceptados mundialmente como medio apto para fijar valor en los intercambios económicos.

Históricamente, el oro siempre ha conservado e incrementado su valor. No hay ninguna razón para que esto cambie, al contrario, las grandes potencias económicas sopesan seriamente retornar al patrón oro. Que por ejemplo, todos los países del mundo paguen el petróleo en la moneda de un único país, carece de sentido, más aún cuando esa moneda, “el dólar” no está respaldada por nada. Se dan factores determinantes para que esto cambie: Estados Unidos ya no es la primera economía del mundo. Ha pasado de ser el principal acreedor del mundo a ser el mayor deudor. Su hegemonía militar, único factor actual que le queda, puede ser sobrepasada si simplemente se unen contra ella dos grandes potencias. En cualquier caso, basar la economía mundial en una moneda respaldada por un ejército puede ser intimidatorio durante un tiempo, pero siempre han caído los grandes imperios y han emergido otros.

Hay muchas razones para tener nuestros dinero comprando lingotes de oro.

Citando algunas:

  • Los intereses que produce nuestro dinero en los bancos son insignificantes, muy inferiores a la inflación, por tanto, tener nuestros ahorros en una entidad financiera, nos empobrece.
  • La rentabilidad media del oro en los últimos 35 años supera el 24%, esto se traduce en que, de media, si tenemos nuestros ahorros en oro de inversión, cada cuatro años, doblaremos nuestro patrimonio.
  • El oro nos protege frente a las crisis, las inflaciones, la especulación bursátil, las malas decisiones de un gobierno, la política de los bancos centrales.
  • No genera ninguna fiscalidad. Está exento de IVA y solamente en el momento de su venta hemos de cotizar por una plusvalía.
  • Es dinero en efectivo aceptado mundialmente. Cambiarlo por cualquier moneda es instantáneo.
  • Su valor seguirá en aumento. Hemos de tener en cuenta que es un valor escaso, limitado y cada vez más costoso de conseguir. Su demanda aumenta de año en año, en cambio, su producción, no.
  • Hay muy pocos bienes que simplemente podamos tenerlos y olvidarnos de ellos. Un inmueble genera gastos, nuestro dinero en bolsa, puede darnos serios disgustos.
  • Es prácticamente inalterable, pueden pasar milenios y seguirá siendo fundido una y otra vez, conservando intactas todas sus propiedades.
  • En muy poco espacio, se almacena un gran valor, permitiendo su traslado a cualquier parte del mundo. En el volumen que ocupa un litro, cabrían 19,32 kg de oro y su valor superaría los 681.000€ al precio de cotización de hoy.

Estas son solamente alguna de las razones para tener parte de nuestros ahorros en oro de inversión. Hay muchas más, cada uno buscará las suyas en función de sus circunstancias.

Pondremos un nuevo ejemplo muy gráfico de lo que supone tener nuestros ahorros en oro, viendo que habría pasado si hubiésemos seguido estas indicaciones:

Una vida laboral dura de media 35 años. Si durante este tiempo hubiésemos invertido todos los meses 160€ en oro, el día de nuestra jubilación tendríamos un capital de dos millones de euros en oro. Dicho de otra manera: todos conocemos a muchas personas que pueden ahorrar al mes 160€, pero haciendo un símil, conocemos a pocas que el día que se jubilan tengan un patrimonio equivalente a 8 pisos de 250.000€. Sobra decir que, con un patrimonio de dos millones de euros en oro, viviendo de una manera normal y sin escasez, agotaríamos nuestros días sin tan siquiera gastar los intereses que produciría nuestra, nada despreciable fortuna.

Germán Vega – Agosto de 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Cómo protegernos ante una crisis económica?

Cualquier catástrofe, desemboca en una crisis económica.

El nivel de la crisis puede ser desde: personal, local, nacional hasta mundial.  Un accidente personal, algo como una inundación o terremoto, desestabilizarse nuestro país, o incluso puede ocurrir una crisis financiera que afecte a muchos estados y con la globalización, las crisis, son cada vez, más generales.

Las amenazas, son innumerables, muchas, podemos controlarlas, otras, se escapan a nuestro control.

No hemos de vivir preocupados y mucho menos por algo que no ha ocurrido y tal vez no suceda jamás, pero es inteligente tener presente que haríamos o cómo resolveríamos determinados supuestos.

Cuando hacemos un viaje con nuestro coche, lo normal es que no suceda nada. Pero para minimizar un posible accidente, tenemos un seguro.

Siempre pensamos que determinadas cosas no van con nosotros, que eso, no sucederá en nuestro entorno, aunque la realidad es que si nos puede ocurrir.

Si bien es cierto que no tiene sentido preocuparnos por un asteroide de gran tamaño que impacte contra la Tierra, ya que, en ese supuesto, incluso podría desaparecer nuestra civilización y estoicamente hemos de aceptarlo. No podríamos hacer nada y por tanto sobran las precauciones.

Hay innumerables casos de fuertes crisis que han afectado a la humanidad. Tenemos tantos ejemplos como queramos, pero vamos a tomar una: Argentina.

Argentina es un país rico y con abundantes recursos. En el año 2001 estalló una crisis, que, aunque en un principio era solamente una crisis económica, pronto cambió la forma de vida de sus gentes. Personas que vivían hasta el momento de una forma acomodada, perdieron su trabajo y las expectativas de encontrar un nuevo empleo eran escasas. Salir un día y otro a la calle, para ver si se encuentra algo, deja de ser un remedio con el tiempo, encontrar un puesto de trabajo de un nivel inferior al anterior, podría ser una opción, pero puede no encontrarse ni esa alternativa, ya que los demás se encuentran en la misma situación al ser algo general y no personal. Salir del país en busca de nuevas expectativas, no siempre es viable.

Con el tiempo, las personas van asumiendo su nueva condición. La desesperación no tarda en llegar y las cosas, no solo no mejoran, si no que van a más. Es algo que tiene una fecha de inicio, pero suele desconocerse la fecha del final y esta situación puede demorarse años.

La desesperación, la inseguridad y la delincuencia vienen por añadidura. Es duro no tener ingresos, es duro vivir en escasez, pero los argentinos opinaban que era aún peor el miedo a salir a la calle y no saber si volverían sanos y salvos a su casa. Los mejor capacitados para la supervivencia, se adaptaron a la nueva situación y pasaron a una fase de aceptación.  Buscaron como conseguir lo básico para sobrevivir y mantenerse seguros ellos y sus familias. Una vez llegados a esta situación, surge una gran diferencia entre los ciudadanos que viven en grandes ciudades y los que habitan en pueblos. La vida en pequeñas localidades, en esta situación es más fácil, pero la evidencia es que el grueso de la población se concentra en grandes núcleos urbanos.

Tener ahorros en dinero, sirve en un principio, pero entre la falta de ingresos, la inflación y la ruina de los bancos, se agotan más pronto que tarde.

Esta situación pronto es bautizada: “corralito”. Los que la vivieron, si pudieron superarla, nunca la olvidarán y desde entonces, entenderán la economía de una manera muy diferente.

Cuando hablamos con un argentino que vivió el mencionado corralito, encontraba muchas similitudes con lo ocurrido en el 2008, la crisis actual, de la cual, 10 años después, aún no hemos salido. Cada país, afrontó la crisis de una manera diferente, en función de sus circunstancias y medidas tomadas para paliarla. No ha tenido el mismo efecto en Alemania que en Grecia, donde los parecidos con el corralito argentino son más similares.

Cuentan como estando en un supermercado, los productos mostraban una gran colección de etiquetas superpuestas de precios. La megafonía no dejaba de sonar: La leche ha subido en este momento XX pesos – El detergente se ha terminado o está a punto de terminarse y se desconoce el día de su reposición…

Qué ocurrió en esta situación con el oro y la plata:

Corría un dicho en Argentina: “Es más rentable robar una joyería que robar un banco”. Era cierto, el dinero valía poco y todos querían tener oro. Los metales preciosos pasaron a ser instrumento de intercambio. El dinero estatal, carecía de valor. Los gobiernos no pueden alterar el valor intrínseco del oro. Esto, nos suena en España: cuando una familia no tenía nada de dinero, recurrir a vender las joyas que poseía, era un recurso. Florecieron los negocios relacionados con la compra venta de oro. También cuentan como las calles se llenaron de personas con carteles que decían: “compro oro”. Tener dólares USA, era también buena solución, pero no tardó en llegar el llamado “cepo” al dólar.

Todas las crisis son similares. Recordemos muestra Guerra Civil. Al bando en el gobierno, le faltó tiempo para confiscar todo el oro que pudo, no solamente el del banco de España, llegó incluso a confiscar el oro de fideicomisos y Monte de Piedad, donde se encontraban pequeños empeños de ciudadanos muy humildes. A los gobiernos, independientemente de su ideología, no suele importarle mucho de quien es un bien con valor, tampoco le importa la condición económica de su dueño, simplemente, lo incauta. En el año 1933,  en el llamado “País de las Libertades”, Estados Unidos, se obligó a todos los ciudadanos a entregar el oro que poseían a la Reserva Federal, donde era canjeado por dólares fiduciarios. El no cumplir esta norma implicaba sanciones económicas de hasta 10.000$ (una pequeña fortuna en esa época) y pena de 10 años de cárcel.

Tener joyas o monedas de oro, es bueno, pero en caso de crisis, su valor es simplemente el del oro de la pieza, no cuenta el valor de la pieza en joyería o el numismático de la moneda, con lo cual, un anillo de oro puede haber costado una fuerte suma, pero a la hora de venderlo, solamente se pagará su peso en oro.

Esto no es nuevo y ocurre con más frecuencia de la que creemos. Es tan cotidiano en muchos países, que incluso las refinerías fabrican unas planchas de oro de 24 kilates que funcionan como una tableta de chocolate, donde se pueden desprender de la misma con la mano el equivalente a las onzas de la tableta y usar esas porciones de oro como moneda para pequeños pagos. Claro que los argentinos desconocían antes de su corralito que existiese tal plancha de oro, como también el resto del mundo. Cuando se enteran de su existencia, lamentan no haberlo sabido antes.

Todos los grandes capitales, fondos de inversión, y en general, cualquier persona o entidad con grandes recursos, tiene una parte de su riqueza en oro. No en vano el oro es llamado “valor refugio” y ante cualquier tormenta financiera, acopian cuanto metal precioso pueden.

Hoy mismo, 10 de agosto de 2017, ante una incertidumbre en Estados Unidos por una amenaza de Corea del Norte, el oro ha incrementado su valor en casi 1000€ el kg. Cualquier dato preocupante en economía, dispara inmediatamente el valor del oro.

Ante una crisis seria, los inmuebles bajan su valor, el dinero se devalúa, y justo en esos malos momentos, es cuando los que han guardado oro salen airosos de la crisis.

Hoy fue la amenaza de Corea del Norte, hace unos días, las sanciones económicas impuestas a Rusia, nunca faltan motivos de posibles crisis que podrían afectarnos a todos.

Nadie sabe cómo pueden terminar las tensiones entre países y por ese motivo, reaccionan los mercados con miedo. El resultado es siempre el mismo:  los capitales se refugian adquiriendo oro. Si no ocurre nada, vuelve ese oro a los mercados. Si la crisis se materializa, el precio del oro sube a niveles impredecibles.

Germán Vega – Agosto de 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Cómo ha evolucionado el precio del oro en medio siglo

Revalorización y rentabilidad del oro

Qué ocurre cuando guardamos nuestros ahorros en lingotes de oro de inversión

En economía cada uno puede decir lo que considere oportuno, con más o menos razón. Otra cosa son los hechos. Prestigiosos economistas nos aconsejan sobre lo que es rentable para nosotros. Recuerdo haber leído numerosos artículos explicando lo interesante de invertir en bancos y sus productos. Alegaban razones como que eran los que dominaban la información económica y que por eso no se equivocaban al tener los mejores gestores e información privilegiada. Los hechos demuestran que esto no es cierto.

Recientemente, uno de los bancos modelo del mundo “Banco Popular”, del que todo eran alabanzas, ha dejado a sus accionistas con valor de sus títulos cero. No es el único, otros más importantes, han caído y caerán. Lo mismo ha pasado antes con  otras empresas. En su momento, desaparecen hasta los imperios.

Algunos, explican y argumentan que no es rentable invertir en oro.

No hace falta dar explicaciones, hasta el menos formado en economía del mundo, sabe que el oro, siempre ha tenido valor y lo seguirá teniendo. Es algo tangible, se extrae con esfuerzo de una mina, es escaso, útil, con propiedades únicas y ha sido siempre moneda, hasta que alguien consideró que el dinero no era necesario que fuese respaldado por nada, solo por la confianza.

Jamás se ha creado una empresa que tarde o temprano no haya desaparecido. Jamás se ha creado una divisa que perdurara en el tiempo. Solo el oro, como algo de reconocido valor apto para intercambios, ha acompañado a nuestra economía desde los orígenes de nuestra civilización.

Nunca nadie se ha arruinado comprando oro en lingotes si, simplemente, lo ha mantenido en el tiempo.

La siguiente tabla, muestra la evolución de la cotización del oro en algo menos de medio siglo. En 46 años ha pasado de valer 36,10$ una cantidad de oro, del tamaño de una moneda (una onza), a valer 1250,74$. Muy pocas cosas se han revalorizado tanto, en tan poco tiempo y se presume que la evolución seguirá siendo como mínimo, similar.

Cabe recordar que el precio del oro ha estado intervenido por grandes actores de la economía. Su cotización ha sido contenida muchas veces en contra de la más elemental lógica. Los gestores de los bancos centrales lo menosprecian en sus afirmaciones públicas, pero acumulan cuantas toneladas de oro pueden en sus bodegas.

En los últimos 15 años, el oro de inversión ha tenido épocas no muy buenas. Ha recibido críticas negativas sobre la inversión en lingotes de oro. Nuevamente sobran las interpretaciones personales y la siguiente tabla muestra la rentabilidad del oro en uno de sus periodos negativos.

Los que opinan que el oro es un valor refugio para épocas de crisis, pueden ver como crecía su valor en los años en los cuales, la economía en el mundo, estaba en plena expansión. Sirva como ejemplo, el año 2005, donde la rentabilidad del oro en nuestra divisa (€), alcanzó un 36,7% de rentabilidad

En este artículo se muestran 46 años de evolución ininterrumpida del precio del oro, plazo suficientemente largo para que no quepan trampas. También se hace hincapié en los últimos y delicados años de nuestra economía para mostrarnos como responde este metal en cualquier contexto económico.

Germán Vega – 8 de junio de 2017

 

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El oro ajusta su precio ante el nuevo plan fiscal de Estados Unidos, aunque persiste la amenaza de Corea del Norte.

Hay varios factores que hicieron subir el precio del oro que, en estos momentos, están ajustándose.

Entre los factores más importantes que han marcado la cotización del oro en los últimos días, destacaremos:

En primer lugar, Donal Trump, anuncia una importante rebaja de impuestos en EEUU.

Suben las bolsas y los rendimientos de los bonos estadounidenses.

Se aclara la incertidumbre política en Francia.

La gran demanda de oro suizo de: Hong Kong, China e India, experimentada en la segunda quincena de marzo y en la primera de abril, ha disminuido.

La producción de oro en China, bajo en el primer trimestre del año, pero lentamente se incrementa.

En el segundo trimestre del año, China e India, importantes consumidores de oro, suelen bajar su demanda.

No obstante, sigue presenta la amenaza de Corea del Norte. Factor que puede cambiar el panorama económico.

China no está de acuerdo con la nuclearización de la península de Corea. Cree que la estabilidad del noroeste de Asia, podría peligrar y se plantea retirar la ayuda económica si su vecino persiste con su programa nuclear. Corea del Norte no puede permitirse perder la ayuda de China y tener en contra el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Tampoco China puede permitirse retirar la ayuda y que miles de refugiados coreanos pasen su frontera. También pesa que una importante parte de la sociedad china, simpatiza con la idea nacionalista y de izquierdas de Corea del Norte.

A los chinos no les gusta tener tan cerca desplegados miles de soldados estadounidenses, solo separados de su frontera por el espacio que media entre Corea del Norte y Corea del Sur.

No es tan sencillo que China abandone a Corea del Norte, tienen un acuerdo militar que finaliza en el 2021, pero que ya se ha renovado dos veces.

Siempre será un buen momento para tener una parte de nuestros activos en oro físico. En cualquier momento puede surgir un motivo que desestabilice la economía y el oro será el mejor valor refugio para nuestros ahorros

Germán Vega. 1 de mayo de 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La mina más profunda del mundo

En Sudáfrica (Carletonville) se encuentra la mina de oro Mponeng, a una profundidad de 4 kilómetros.

En ella trabajan 5700 personas. No todos de forma legal. Se sabe que muchos mineros viven de forma clandestina sin ningún tipo de control en el interior de la mina donde pueden permanecer de forma ininterrumpida durante meses contando con el apoyo de mineros legales a cambio de dinero. Se estima que el 10% de la producción de oro, es robado. Los guardas de seguridad hacen su trabajo, pero controlar semejante ciudad subterránea no es nada fácil y los mineros ilegales van fuertemente armados.

Es la mina más profunda del mundo. Debido a que la mayoría de los depósitos ya han sido agotados se profundizará otros 800 metros en busca de nuevas vetas, alargando de esta forma la vida del yacimiento hasta el año 2029

La temperatura a esa profundidad es muy elevada, puede sobrepasar los 60oC, por lo cual el aire requiere ser refrigerado y se utiliza para ello hielo. Se consigue de esta forma bajar la temperatura en el interior a unos cómodos 30oC. Pero la temperatura no es el mayor inconveniente para trabajar a semejante profundidad. Los temblores de tierra son sin lugar a duda lo más peligroso para sus trabajadores. En una mina subterránea es habitual que en una semana se produzcan varios terremotos e incluso en alguna la frecuencia de los mismos es diaria.

Los peligros en una mina subterránea se ven incrementados con la profundidad de la misma, los incendios, las inundaciones, los escapes de gases, los desprendimientos y el polvo, son solo algunos de los muchos peligros con los cuales los mineros han de luchar a diario

Es una autentica ciudad subterránea y la longitud de sus túneles es similar al metro de Nueva York. Sus numerosas galerías suman 379 km.

Cuenta con los ascensores más grandes del mundo con capacidad para descender simultáneamente 120 personas. Los elevadores no llegan a las zonas más profundas, es necesario descender un tramo a pie.

Toda esta infraestructura de galerías y medios técnicos se ha construido para explotar una veta de oro que no sobrepasa los 0,7 metros de espesor.

Con solamente extraer un gramo de oro por Tm de tierra movida ya es rentable la explotación. Se mueven 6000 Tm cada día.

Es la primera vez que los humanos trabajamos a semejantes profundidades y la vida no deja de sorprendernos. En esta mina se ha encontrado la primera bacteria que conocemos que puede vivir en total aislamiento, sin oxígeno, sin luz y elaborando todos los nutrientes que necesita. A este microorganismo lo llamamos Audaz Viajera y los científicos piensan que al menos esta bacteria no ha estado en contacto con la superficie en un millón de años.

Germán Vega – Febrero 2017

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

LA VENTAJOSA FISCALIDAD DEL ORO DE INVERSIÓN

En una inversión, es necesario mirar no solo el precio y rentabilidad del bien en que deseemos invertir (en el caso del oro, su rentabilidad media en los últimos 15 años supera el 30%/año) , hemos de considerar también los impuestos de adquisición y venta.

Qué ocurre fiscalmente en la compra de oro:

El oro tiene una doble consideración: materia prima y divisa, por tanto, si es oro de inversión, está exento de IVA. No ocurre lo mismo con los demás metales preciosos, que si pagan el 21% de IVA.

Normativa aplicable: (Decreto 77/388/CEE) (Directiva 1998/80/CE del Consejo de 12 de Octubre de 1998) (Ley 37/1992 del IVA en España)

Qué es oro de inversión:

Es el oro que cumple una doble condición:

  • Pureza igual o superior a 99,5% en el caso de lingotes.

Las monedas de oro, para ser consideradas oro de inversión, han de tener al menos una pureza del 90% de oro. También han de haber sido acuñadas después de 1800. Igualmente, han de ser o haber sido moneda de curso legal del país de origen y su precio de venta en el mercado libre, no superará en más del 80% el valor del oro que contienen

  • Pesos de los lingotes de oro homologados por Hacienda.

12’5 kilogramos, 1 kilogramo, 500 gramos, 250 gramos, 100 gramos, 50 gramos, 20 gramos, 10 gramos, 5 gramos, 2,5 gramos, 2 gramos, 400 onzas, 100 onzas, 10 onzas, 5 onzas, 1 onza, 0,5 onzas, 0,25 onzas, 10 tael, 5 tael, 1 tael, 10 tolas.

Si no se cumplen estas 2 condiciones, el oro pagará un 21% de IVA.

El resto de los metales preciosos, incluida la plata, pagarán siempre IVA.

Durante su posesión no generará ninguna obligación tributaria hasta el momento de su venta.

Qué ocurre fiscalmente en la venta de oro:

En el momento de la venta, habrá que pagar en el impuesto de la renta (IRPF) por la plusvalía que genere la transacción. Cabe recordar que la máxima plusvalía será la de los últimos 5 años, aunque la compra hubiese sido efectuada hace 10 años, ya que Hacienda no puede pedir facturas anteriores a 5 años. La plusvalía se calculará teniendo en cuenta diferencia entre el precio de compra y el de venta, (excluyendo gastos). Se aplicará también en el supuesto de regalos y herencias.

Hacienda establece tres tramos de cotización en función de la cuantía del rendimiento:

BASE LIQUIDABLE DEL AHORRO TIPO APLICABLE EN %
Rendimiento de hasta 6.000€ 21%
Rendimientos desde 6000€ hasta 24.000€ 25%
Rendimientos superiores a 24.000€ 27%

Germán Vega – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Cuánto tiempo necesitamos para duplicar nuestros ahorros en un banco?

Con una sencilla fórmula, podemos saber cuánto tiempo necesitamos para duplicar nuestros ahorros en función del interés que por ellos nos da el banco.

double

Conocida como regla del 72. Gran parte de personas ya la conocen, pero para aquellos que aún no, puede resultarles útil.

Todo lo que hay que hacer es dividir el número 72 entre el tipo de interés que obtengamos por nuestro dinero.

Ejemplo:

Si tenemos 1000€ en una cuenta y la rentabilidad es 4%, hemos de dividir 72 entre 4 y nos dará un resultado de 18 años (72/4=18), por tanto, para doblar un capital a un interés del 4% han de pasar 18 años. Poco más de un 4% es la rentabilidad media de la bolsa en las últimas décadas. Por tanto: Para convertir 1000€ en 2000€ han de pasar 18 años si la rentabilidad es un 4%

En estos momentos, las mejores rentabilidades que nos ofrecen los bancos, raramente sobrepasan un 3%.

Para duplicar nuestros ahorros en un banco, a los tipos de interés actual, necesitaríamos 24 años (72/3=24)

La rentabilidad media anual del oro, tomando los 35 últimos años (una vida laboral), como referencia, sobrepasa el 24%. Para duplicar nuestros ahorros invirtiendo en oro, solamente necesitamos 4 años (72/24=4).

No hace falta decir más: duplicar nuestros ahorros en un banco, con una cuenta a plazo fijo, puede tomar 24 años, frente a tan solo 4 años si invertimos en oro. Cada uno puede tener sus ahorros donde considere oportuno, pero los bancos no son precisamente amigos que miren por nuestro interés.

Pero aún hay más:  En el caso  de tener nuestros ahorros en el banco, el beneficio se verá mermado por los correspondientes impuestos anuales. En el caso de tener oro, no hemos de pagar ningún impuesto anual, solamente una plusvalía en el momento de la venta y cabe recordar que hacienda solo puede reclamar facturas de los últimos 5 años, por tanto, si hace más de 5 años que hemos comprado nuestro oro, Hacienda solamente podrá reclamarnos plusvalía de los últimos 5 años.

Por otra parte, no olvidar la inflación. Si necesitamos muchos años para duplicar nuestra inversión, hemos de pagar impuestos anuales por su rendimiento y soportar la inflación, sucederá   lo inevitable: No  habrá rendimiento alguno de nuestro dinero en el banco.

Un interés por debajo del 4% hace que nuestra rentabilidad sea 0% o incluso negativa y no es fácil en estos momentos encontrar rentabilidades superiores.

German Vega – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿REALMENTE NECESITAMOS A LOS BANCOS TAL Y COMO SON ACTUALMENTE?

Un banco es un mero intermediario financiero que captura recursos y formaliza préstamos. No es el dueño del dinero que presta, en el mejor de los casos cuenta con un 10% del mismo, aunque hay modos de que este porcentaje disminuya hasta el punto de llegar a ser inexistente. Este sistema se llama reserva fraccionaria. El banco mantiene una fracción del dinero depositado por los clientes (coeficiente de caja) y en la zona euro es solamente un 1%. Del 99% restante puede disponer a su antojo. Algunos juristas consideran que no es legítimo que los bancos utilicen el dinero de los depositantes para operar. Alegan que se incumple el derecho a la propiedad privada del depositante que encomienda al banco su custodia, e incluso tachan tal acto de apropiación indebida. En cambio, los defensores de nuestro actual sistema bancario, consideran que la posibilidad de que todos los depositantes acudan simultáneamente a sacar el dinero es muy baja y por tanto pueden disponer del mismo

Algo a tener en cuenta es que los bancos no generan riqueza alguna y cada vez cuentan con menos empleados. Nuestro dinero no está asegurado en su totalidad. El Fondo de Garantía de Depósitos cubre solamente hasta 100.000€ por titular y entidad.

Poseen la mejor información económica y la usan en su beneficio, incluso podría decirse que en nuestra contra, endureciendo las condiciones al ser conscientes de la necesidad de financiación. También proporcionan nuestra información económica a las administraciones que se la solicitan (aunque este hecho pueda haberse normalizado, se encuentra muy lejos de ser normal). ¿Qué pensaríamos de un abogado que proporcionase información a la justicia sobre las andanzas de su cliente?. Algunos opinan que un mundo sin bancos sería opaco a la información, tal vez, pero también sería un mundo más libre.

También nos cuentan que los bancos son los principales gestores de la deuda pública y que sin ellos el Estado no podría financiarse y garantizar los servicios públicos. Lo que no nos cuentan es que los bancos centrales prestan dinero a los bancos locales para que estos compren deuda pública de los estados y la carguen con un interés ganando cuantiosas cantidades de dinero en detrimento de los ciudadanos. Éste dinero podría ser prestarlo directamente del Banco Central a los estados, evitando intermediarios y costes para los ciudadanos. Así, de forma ejemplificadora, es digno de mención que en plena crisis, año 2013, el BCE prestaba dinero a los bancos locales a un 0,5% de interés y estos cobraban sobre un 10% de interés en préstamos al consumo y entre un 3,5 a un 8% (como en el caso de Grecia) en los préstamos a los estados.

Prestar dinero a un estado siempre ha sido la más ventajosa operación que puede hacer un banco. El banco es consciente de que el dinero será devuelto, para eso están los impuestos que pueden subirse en cualquier momento. Los montos de los préstamos son siempre relevantes y, a su vez, mantienen a los estados dependientes de ellos.

Cómo puede ser posible que todos los países, todas la empresas y todos los ciudadanos, estén escandalosamente endeudados (…). Tal vez la respuesta esté en nuestro sistema financiero.

En nuestra economía existen los llamados “señores del dinero”, los bancos centrales, los que tienen la capacidad de imprimir moneda y de fijar los tipos de interés y además en exclusiva. Incluso pueden llegar más lejos: pueden comprar de forma masiva y directa deuda en los mercados (recurso conocido con el nombre de expansión cuantitativa) Están al margen de los estados y de sus gobernantes y es de sentido común que tal poder no puede recaer en banqueros. Reconozco que es un tema delicado. Prefiero no pensar que podría ocurrir si tal poder recayese en políticos.

Los bancos centrales son un invento joven que se desarrolla plenamente en los últimos cien años. Es posible una economía sin su existencia. Simplemente necesitaremos algo no perecedero y valioso en todo el mundo: el oro. Incluso servirían nuevas monedas virtuales como el bitcoin

Cualquier profesional de las inversiones conoce que el oro es un valor muy seguro y que ante incertidumbres económicas es la inversión refugio por excelencia.

Germán Vega – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin