Archivo por meses: octubre 2016

LA NATURALEZA: EL ALQUIMISTA QUE CREA YACIMIENTOS DE ORO TRAS UN SISMO

¿Cómo puede aparecer un yacimiento de oro y de forma casi instantánea donde antes no existía?

Es conocido desde hace tiempo que las vetas de oro se originan por deposición mineral de fluidos calientes que fluyen a través de grietas en el interior de la tierra. Recientemente, científicos universitarios australianos han descubierto y publicado con detalle en la revista Nature Geoscience,  que cuando una bolsa de agua se fractura y cae repentinamente la presión, el fluido se expande y se vaporiza (vaporización súbita) y casi instantáneamente puede aparecer una veta de oro en un lugar donde antes no existía. Si se producen varias réplicas del terremoto y este ha tenido una intensidad considerable, puede haberse generado un nuevo yacimiento de oro rentable para su explotación. Es muy importante la intensidad del sismo, así, mientras uno de grado 2 en la escala Richter puede incrementar una fisura en 130 veces, uno de grado 6 lo haría en 13.000. Se cree que el 80% de los actuales yacimientos se han formado de esta manera.

veta-de-oroVeta de oro

Qué prueba este descubrimiento:

  • Las fuerzas de la naturaleza pueden originar de forma casi instantánea un nuevo depósito de oro donde antes no existía y cuya explotación generará una nueva mina en el futuro.
  • Mientras haya terremotos habrá nuevos depósitos y nuevas minas, por tanto, no se agotarán los yacimientos de oro ya que constantemente aparecerán nuevos y podremos seguir invirtiendo en oro.
  • Los terremotos no transforman los metales en oro, pero si catalizan la transformación de minerales disueltos en fluidos, en nuevos depósitos que pueden ser rentables en explotación minera.

Este fenómeno fue perfectamente constatado en Haití a raíz de su conocido terremoto. Existían minuciosos estudios geológicos de los yacimientos áureos en la isla. Estaban perfectamente posicionados y simplemente han aparecido nuevos yacimientos donde antes se sabe que no existían.

El oro es valioso por sus extraordinarias cualidades y su escasez. Que se formen nuevos átomos de oro es tan complicado que requiere la energía de la colisión de dos estrellas, por tanto, es un metal que tampoco abunda en el universo, pero por las razones que sea, en nuestro pequeño planeta existe. Si bien, la cantidad importante del preciado metal se encuentra en capas tan internas de la Tierra, que no son accesibles con nuestra tecnología, hay una cantidad no despreciable minado ya y parece ser que podrá seguir minándose en el futuro.

oro555

Germán Vega – Blog ventadeorocmc.cm – 2016

 

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

EL BUDA DE ORO MACIZO DE 5,5 TONELADAS

Sus 3,9 metros de altura por 3,10 de ancho, sus 5,5 toneladas de peso y su antigüedad, ya de por sí la harían una estatua singular, pero lo que realmente la hacen única, es su historia, su considerable valor económico, religioso y turístico.

Se cree que pertenece al estilo Sukhothai del siglo XIII.

En la década de los 30, en Bangkok, se decide acondicionar las orillas del río y un viejo templo ha de ser demolido. En su interior se encontraba una vieja estatua de estuco (yeso con cola) y aunque su aspecto no impresionaba, por respeto a un objeto religioso se decide trasladar a otro templo. En la nueva pagoda donde se pretendía reubicar, no entra debido a su gran tamaño. Se toma como solución construir un tendejón. Con una chapa como cubierta  queda el buda casi a la intemperie durante 20 años.

En 1955 se construye un nuevo templo para albergar dignamente la estatua. Cuando se inicia el traslado, se rompe el cable de la grúa y esta cae al suelo. El yeso se rompe y para sorpresa de todos los presentes se ve debajo del yeso un metal brillante. La lúgubre estatua de yeso, escondía en su interior un sorprendente buda de oro macizo.

En el siglo XIII, la actual Tailandia estaba inmersa en guerras con sus vecinos. Como en cualquier guerra, los robos y saqueos eran cotidianos.

Muchas figuras religiosas tenían un considerable valor y con frecuencia eran robadas.

Los objetos valiosos eran escondidos para protegerlos. Una voluminosa y pesada estatua no era fácil de ocultar, por tanto, a alguien se le ocurrió cubrirla con estuco para que pasase inadvertida. En el siglo XIX, numerosas estatuas de Buda son llevadas desde diversos lugares a la capital, Bangkok. Las no atractivas y voluminosas tenían poca aceptación y eran colocadas en templos poco relevantes y de esta manera permaneció nuevamente casi en el olvido otro siglo y medio, hasta que el mencionado accidente desvela que tras ese deteriorado yeso se escondía la mayor estatua de oro macizo del mundo.

De esta manera, el modesto Templo Wat Traimit pasa a ser el mundialmente conocido Templo del Buda de Oro de Bangkok, uno de los más visitados, tanto por budistas, como por turistas.

La estatua puede desmontarse en 9 piezas. Si bien el cuerpo tiene una pureza de oro del 40%, otras partes como la corona llegan a una pureza del 99%.

Es muy difícil valorar la estatua. Algunos la valoran en más de 250 millones de dólares, pero para los budistas, tasar el buda por el valor de su materia prima es como si para un cristiano valorásemos una catedral por el solar que ocupa y el coste de sus piedras. Hemos de recordar que es un objeto religioso con 8 siglos de antigüedad y único en el mundo. Un cuadro del pintor Gauguin fue vendido en febrero de 2015 por 300 millones de dólares. La escultura de Alberto Giacometti (L’home au doigt –Hombre señalando) fue vendida también el 2015 por 141,3 millones de dólares y de oro nada, solo bronce. Si la moderna escultura de Giacometti alcanza ese valor, imagínense cuál podrá ser el precio del histórico Buda.

l-home-au-doigEscultura de Alberto Giacometti (L’home au doigt –Hombre señalando)

Para hacernos una idea de la cantidad de oro de la que hablamos, sirva recordar que países como Francia o Italia, considerados entre los primeros del mundo en reservas de oro, no tendrían suficiente oro fundiendo todas las existencias de sus respectivos bancos centrales para hacer una estatua de ese peso.

Realmente nadie sabe cuánto oro hay en el mundo. Se especula con unas cantidades que no carecen de base para ser ciertas. Lo mismo ocurre con las reservas de mineral de oro que pueda quedar por explotar en minas. Es de sentido común que, aunque algunos digan una cantidad, no tengan fundamentos sólidos para demostrarlo, ya que, si mañana aparece un depósito en un nuevo lugar, es obvio que no se conocía, ya que, de haberlo descubierto los romanos, lo habrían explotado ellos.

También se desconoce cuánto oro se ha minado desde que el hombre practica la minería. Algunos se atreven a dar cifras concretas, aunque carezcan de  datos  fiables para llegar a las mismas. Recuerdo haber leído en aparentemente serias publicaciones como con detalle se explica cuántas toneladas de oro minaron las respectivas civilizaciones. Incluso hablan de la cantidad de oro explotado en América antes de llegar Colón y hacen lo propio hasta con el antiguo Egipto.

Cada vez está más claro que en la antigüedad había más oro del que nosotros nos creemos. Sirva como ejemplo el joven faraón Tutankamón que falleció a la temprana edad de 18 años y gobernó tan solo 8 años, fue enterrado en un sarcófago de oro que pesaba 115 Kg y me temo que hay muchas tumbas similares sin descubrir y también me temo que no lo enterraron con todo el oro del imperio.
tutancamon Sarcófago de oro de Tutankamón con 115 kg de peso

Germán Vega – Blog ventadeorocmc.com – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin