Archivo por meses: septiembre 2016

LA VENTAJOSA FISCALIDAD DEL ORO DE INVERSIÓN

En una inversión, es necesario mirar no solo el precio y rentabilidad del bien en que deseemos invertir (en el caso del oro, su rentabilidad media en los últimos 15 años supera el 30%/año) , hemos de considerar también los impuestos de adquisición y venta.

Qué ocurre fiscalmente en la compra de oro:

El oro tiene una doble consideración: materia prima y divisa, por tanto, si es oro de inversión, está exento de IVA. No ocurre lo mismo con los demás metales preciosos, que si pagan el 21% de IVA.

Normativa aplicable: (Decreto 77/388/CEE) (Directiva 1998/80/CE del Consejo de 12 de Octubre de 1998) (Ley 37/1992 del IVA en España)

Qué es oro de inversión:

Es el oro que cumple una doble condición:

  • Pureza igual o superior a 99,5% en el caso de lingotes.

Las monedas de oro, para ser consideradas oro de inversión, han de tener al menos una pureza del 90% de oro. También han de haber sido acuñadas después de 1800. Igualmente, han de ser o haber sido moneda de curso legal del país de origen y su precio de venta en el mercado libre, no superará en más del 80% el valor del oro que contienen

  • Pesos de los lingotes de oro homologados por Hacienda.

12’5 kilogramos, 1 kilogramo, 500 gramos, 250 gramos, 100 gramos, 50 gramos, 20 gramos, 10 gramos, 5 gramos, 2,5 gramos, 2 gramos, 400 onzas, 100 onzas, 10 onzas, 5 onzas, 1 onza, 0,5 onzas, 0,25 onzas, 10 tael, 5 tael, 1 tael, 10 tolas.

Si no se cumplen estas 2 condiciones, el oro pagará un 21% de IVA.

El resto de los metales preciosos, incluida la plata, pagarán siempre IVA.

Durante su posesión no generará ninguna obligación tributaria hasta el momento de su venta.

Qué ocurre fiscalmente en la venta de oro:

En el momento de la venta, habrá que pagar en el impuesto de la renta (IRPF) por la plusvalía que genere la transacción. Cabe recordar que la máxima plusvalía será la de los últimos 5 años, aunque la compra hubiese sido efectuada hace 10 años, ya que Hacienda no puede pedir facturas anteriores a 5 años. La plusvalía se calculará teniendo en cuenta diferencia entre el precio de compra y el de venta, (excluyendo gastos). Se aplicará también en el supuesto de regalos y herencias.

Hacienda establece tres tramos de cotización en función de la cuantía del rendimiento:

BASE LIQUIDABLE DEL AHORRO TIPO APLICABLE EN %
Rendimiento de hasta 6.000€ 21%
Rendimientos desde 6000€ hasta 24.000€ 25%
Rendimientos superiores a 24.000€ 27%

Germán Vega – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Cuánto tiempo necesitamos para duplicar nuestros ahorros en un banco?

Con una sencilla fórmula, podemos saber cuánto tiempo necesitamos para duplicar nuestros ahorros en función del interés que por ellos nos da el banco.

double

Conocida como regla del 72. Gran parte de personas ya la conocen, pero para aquellos que aún no, puede resultarles útil.

Todo lo que hay que hacer es dividir el número 72 entre el tipo de interés que obtengamos por nuestro dinero.

Ejemplo:

Si tenemos 1000€ en una cuenta y la rentabilidad es 4%, hemos de dividir 72 entre 4 y nos dará un resultado de 18 años (72/4=18), por tanto, para doblar un capital a un interés del 4% han de pasar 18 años. Poco más de un 4% es la rentabilidad media de la bolsa en las últimas décadas. Por tanto: Para convertir 1000€ en 2000€ han de pasar 18 años si la rentabilidad es un 4%

En estos momentos, las mejores rentabilidades que nos ofrecen los bancos, raramente sobrepasan un 3%.

Para duplicar nuestros ahorros en un banco, a los tipos de interés actual, necesitaríamos 24 años (72/3=24)

La rentabilidad media anual del oro, tomando los 35 últimos años (una vida laboral), como referencia, sobrepasa el 24%. Para duplicar nuestros ahorros invirtiendo en oro, solamente necesitamos 4 años (72/24=4).

No hace falta decir más: duplicar nuestros ahorros en un banco, con una cuenta a plazo fijo, puede tomar 24 años, frente a tan solo 4 años si invertimos en oro. Cada uno puede tener sus ahorros donde considere oportuno, pero los bancos no son precisamente amigos que miren por nuestro interés.

Pero aún hay más:  En el caso  de tener nuestros ahorros en el banco, el beneficio se verá mermado por los correspondientes impuestos anuales. En el caso de tener oro, no hemos de pagar ningún impuesto anual, solamente una plusvalía en el momento de la venta y cabe recordar que hacienda solo puede reclamar facturas de los últimos 5 años, por tanto, si hace más de 5 años que hemos comprado nuestro oro, Hacienda solamente podrá reclamarnos plusvalía de los últimos 5 años.

Por otra parte, no olvidar la inflación. Si necesitamos muchos años para duplicar nuestra inversión, hemos de pagar impuestos anuales por su rendimiento y soportar la inflación, sucederá   lo inevitable: No  habrá rendimiento alguno de nuestro dinero en el banco.

Un interés por debajo del 4% hace que nuestra rentabilidad sea 0% o incluso negativa y no es fácil en estos momentos encontrar rentabilidades superiores.

German Vega – 2016

Comparte el Artículo enShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin