Las tres claves de una inversión

Plan de jubilación – El barbero rico (de Roy Miller)

 El Barbero rico es una novela que explica a las personas de la calle como de una forma asequible y cómoda preparar una segura y excelente jubilación. La conclusión que se saca después de leer éste entretenido libro es: “como hemos podido vivir hasta hoy sin aplicar estos consejos tan elementales”

Se puede resumir el libro en tres puntos (sin menospreciar los otros muchos consejos que nos ofrece la novela)

1er punto: AHORRAR TODOS LOS MESES UN 10% DE NUESTROS INGRESOS.

2o punto: INVERTIR DE FORMA SEGURA NUESTROS AHORROS.

3er punto: BUSCAR UN RENDIMIENTO ANUAL ENTORNO A UN 15%

 Entiendo que pueda no ser fácil ahorrar un 10% de nuestros ingresos mensuales, al igual que invertir de forma segura con un rendimiento elevado.

 El oro ha demostrado históricamente ser la inversión más segura a largo plazo, nadie ha perdido su dinero invirtiéndolo en oro. Es la autentica moneda mundial, no sujeta a maniobras de inflación. Nuestra divisa puede devaluarse y nuestros ahorros o plan de pensiones nacional verse tremendamente mermado.

Un ruso hoy es un tercio más pobre que hace poco tiempo debido a la enorme devaluación del rublo. Pero esto no solo le pasa a los rusos, también le ha pasado a los europeos de la zona euro, hace poco más de dos años un euro valía 1,30 dólares y hoy ambas monedas se han equiparado.

Esto no pasaría si nuestros ahorros están en oro.

 El precio del oro está contenido de forma artificial por los bancos centrales, de echo, son los grandes bancos los que fijan el precio de cotización del oro. Es fácil manejar las divisas con inflación, deflación y otras herramientas. Es más difícil con algo real y escaso, como lo es el oro.

 ¿Cuánto se multiplica el precio del oro?

Una onza de oro (31,10 gramos) valía en 1970 el equivalente a 23 euros. Hoy, en el 2015, su precio se ha multiplicado casi por 50. El precio actual es de 1115 euros, se ha incrementado en casi un 5000%. En el futuro el incremento será mayor, en base a que empieza a escasear la producción minera, los bancos pierden cada vez más el control sobre su precio, y las divisas como el dólar, nadie duda que colapsarán al no estar respaldadas por nada real, la cuestión es que tampoco nadie sabe cuando.

Los países emergentes, acumulan cuanto oro pueden en sus reservas. El caso de China es un ejemplo de ello, donde explota minas nacionales a un coste de producción superior al del mercado.

Los economistas más moderados coinciden en que su precio se multiplicará por 1000 en no muchos años.

 Otra curiosidad:

Tomando como referencia el precio de las cosas en cada año anterior hay una gran equivalencia entre el precio de cualquier objeto en un momento y su equivalencia en oro. Como ejemplo: Para comprar hace 50 años, ó 25 , o hoy en día un traje de hombre de calidad y de un diseñador del momento, son necesarios siempre los mismos gramos de oro, esto se puede aplicar a gran cantidad de precios. También es cierto que hay bienes que no han seguido esta pauta debido a la industrialización masiva u otros factores (un automóvil en los años 20, costaba tanto como un edificio completo en el centro de Madrid).

 El oro nos protege de la inflación. La cual a lo largo de los años es cuantiosa. Siguiendo el mismo periodo de tiempo baste recordar que un sello postal para una carta ordinaria en 1970 valía una peseta y hoy el sello para un servicio equivalente vale 80 veces más. Pero, al ahorrador que obtiene rentabilidad de sus ahorros, no ha de preocuparle la inflación.

En cuanto al rendimiento de la bolsa de España, si se suma el nivel de la inflación, no es el lugar adecuado para nuestros ahorros viendo su evolución histórica. La rentabilidad media de la bolsa desde 1970, no ha superado ni el 2% y la inflación media ha sido del 7%.

 ¿De qué cantidades estamos hablando?

Pongamos por ejemplo alguien que decide ahorrar 160 euros mensuales (1920 euros a l año) durante una vida laboral de 35 años a una rentabilidad anual del 15%. Esta persona acumularía en el momento de su jubilación un patrimonio de más de dos millones de euros.

 Otra sorpresa:

Estos cálculos están hechos para un rendimiento anual del 15%. Pues bien, en el primer cuatrimestre del año 2015 el oro ya ha superado esa rentabilidad del 15%, quedando aún 2/3 de año.

Más sorpresa, si es que cabe:

El oro de inversión (oro fino) está exento de IVA. No tiene ninguna fiscalidad su posesión, no genera ningún gasto, (haga la prueba de comprar un inmueble y no pagar nada por él en años, simplemente lo perderá). Usted puede acumular oro durante años y toda la cantidad de oro que usted tenga no generará ninguna obligación fiscal, no tendrá nada que pagar por él en su declaración de la renta. Solamente generará un pago a Hacienda en el momento de su venta en su declaración de la renta como plusvalía y solo ajustable a los últimos cinco años, ya que Hacienda no puede reclamar una factura anterior a 5 años, aunque usted lleve décadas comprando y acumulando oro.

¿Dónde y cómo guardarlo?

No crea que ocupa tanto, imagínese un tetrabrik de un litro. Si eso fuese oro, pesaría casi 20 kg y valdría hoy en el mercado 700.000 euros. Claro que usted no debe tener en su casa esa cantidad de oro, es ilegal y peligroso, ha de estar custodiado en un cofre de seguridad. Existen en España muchos lugares apropiados para guardar metales preciosos y el coste es insignificante, éstos sitios están custodiados y nuestro oro está asegurado con un seguro que cubre el 100% de su valor en el momento.

 ¿Cómo hacer dinero nuestro oro?

El oro se cotiza diariamente a un precio de mercado. Se puede vender nuestro oro en cualquier momento a ese precio oficial de cotización menos una pequeña comisión de venta (esta comisión es el 0,5% de su valor). En la misma mañana en que se decida su venta, tendremos el dinero equivalente a la cantidad de oro vendida en nuestro poder)

 Si el mundo se complica, nuestra moneda se devalúa, hay crisis, catástrofe natural, guerra o cualquier otro percance en nuestro país, siempre tendremos nuestro oro y seguridad absoluta de no empobrecer. Un edificio se puede destruir por muchos motivos y podríamos perder nuestro patrimonio. El oro es indestructible, no le ataca casi nada, ni se oxida . Si encontrásemos hoy una joya de oro en un yacimiento arqueológico de hace 4000 años, simplemente le soplaríamos el polvo y podríamos lucirla y lo mismo harían generaciones miles de años después.

Si decidimos por cualquier motivo trasladarnos de país, simplemente trasladaremos nuestro oro y allá donde fuésemos seríamos personas acomodadas. Los inmuebles no es fácil su venta en un momento puntual a no ser que bajemos considerablemente su precio de mercado.

 Los fondos de pensiones clásicos ofrecen una rentabilidad pésima y nuestro sistema de pensiones nos asegura una vejez con escasez como hemos visto siempre y puede empeorar aún más. Cierto que hemos de conservarlo, pero no hemos de poner todas nuestras expectativas en él, ya que puede condenarnos a una vejez de penurias.

 También hay que tener presente que si en un momento puntual de nuestra vida necesitamos una cantidad de dinero para algo serio de verdad, nos dará una gran seguridad saber que disponemos de ella.

 Después de leer esto, creo que la reflexión ha de ser por qué ahorrar tan poco y si es necesario gastar el 90% de nuestros ingresos, las otras consideraciones no son cuestionables.

 Entiendo que a cualquier edad es necesario disfrutar de la vida, más aún si cabe, en nuestra juventud, pero no hemos de olvidar que algún día seremos mayores, que tal vez tengamos todo tipo de problemas, incluso de salud, pero si solucionamos el económico en el momento oportuno, viviremos más seguros, que también es importante.

© Germán Vega – 2015. Valladolid

 

 

Comparte el Artículo enShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *